Francia

Category - Alsacia

Kaysersberg, en el Valle de Wiss

En toda la región de Alsacia es posible encontrar hermosos y pintorescos poblados con arquitectura encantadora, además de antiguas tradiciones culturales que hacen más interesante conocerlas.

Así, sobre el Valle de Wiss se encuentra el poblado de Kaysersberg, rodeado de montañas y con gran cantidad de viñedos, que hacen a esta zona conocida a nivel mundial por la excelente calidad de sus vinos.

Esta encantadora ciudad tiene una ubicación estratégica en la llamada Ruta de los Vinos, lo que la hace perfecta para disfrutar la naturaleza y los bellos paisajes de esta zona histórica de Francia.

Ya en su nombre puede notarse la importe influencia germana presente en tradiciones y costumbres que se desarrollan en la ciudad, que fuera en el pasado un paso obligado de soldados y mercaderes. Además,  de su fama por ser el lugar donde naciera el Doctor Schweitzer

La ciudad mantiene casi intacta su identidad histórica y en su bello entorno medieval pueden verse casas antiguas, como también el castillo que hoy es la sede de la Cofradía de St-Étienne, que es la encargada de controlar la calidad de los vino de la zona, además del magnífico retablo de la Iglesia de Ste-Croix, obra de Jean Bongartz de Colmar realizad en 1518 y que representa escenas de la Pasión.

En el Museo del Viñedo y de los Vinos de Alsacia es una importante vinoteca que puede visitarse para conocer instrumentos que se utilizan para la producción del vino algunos de ellos bastante curiosos.

La mayor parte de los monumentos históricos pueden disfrutarse recorriendo la calle General de Gaulle, como el Museo Albert-Schweitzer, donde existe una muestra de fotos, objetos personales y la historia de la vida de este famoso médico.

Kaysersberg, una ciudad que se destaca por su historia, cultura, hermosa arquitectura y sus exquisitos vinos, un sitio imperdible en nuestra visita a Alsacia.

Foto: Travelpod

Ribeauville, un pueblo con varios castillos

Francia maravilla a sus visitantes por sus incontables bellezas, entre ellas,  sus hermosos castillos que podemos ver en infinidad de lugares.

Sin embargo, pocos son los sitios donde podremos encontrar en un mismo poblado tres castillos,  además de otras bellezas arquitectónicas medievales.

La ciudad de Ribeauville perteneciente a la región de Alsacia, que forma parte de la conocida y famosa Ruta de los Vinos de Alsacia, y está a sólo 75 kilómetros de Estrasburgo.

En el pasado era una ciudad fortificada y sus viejas murallas rodean aún hoy parte del poblado.

Su encantadora arquitectura cuenta con diversas construcciones de la era medieval.

Así,  hallaremos casas antiguas y las magníficas iglesias de San Gregorio y de San Agustín.

Sin embargo,  lo que ha hecho tan famosa esta ciudad son sus tres castillos el de Ulrichsburg, el Castillo de Girsberg y el de Hohrappolstein, todos ellos levantados por los señores de Rappoltstein.

El castillo de Ulrichsburg fue construido en el siglo XI, y era utilizado para proteger el acceso a la ruta que unía la llanura con el valle alsaciano, el lugar fue restaurado parcialmente pero lamentablemente mucho se ha perdido a través del tiempo.

Ya el castillo de Girsberg pertenece al siglo XIII y es sorprendente ver como ha sido tallado en la misma roca, dando la impresión de estar literalmente “suspendido”, la construcción se encuentra en ruinas pero vale la pena conocer el lugar ya que el pasisaje desde esa altura permite ver la hermosa llanura alsaciana.

Por útlimo,  el castillo Hohrappolstein, es el que tiene mayor antigüedad y se ha descubierto que en el año 1084 ya existía.  En la actualidad es el único de los tres que se encuentra en procesos de restauración.

Vale la pena hacerse un viaje hasta este bello lugar y conocer así un poco de la extensa historia de la zona y de los pequeños poblados como éste que aún siguen encantando a todos sus visitantes.

Riquewihr, pueblo vitivinícola de Alsacia

Al noreste de Francia,  la región de Alsacia es conocida por su tradición en el cultivo de vides para la elaboración de vinos de excelente calidad.

Riquewihr es una bella ciudad fortificada bonita y pintoresca, que se encuentra a tan sólo 60 kilómetros de Estrasburgo.

Este antiguo pueblo medieval posee murallas que fueron levantadas en la Edad Media como una forma defensiva ante sus enemigos e invasores. Protegió la ciudad durante siglos y aún hoy permanece altiva y magnífica custodiando el lugar.

Todo en esta ciudad es bello, como sus casas del siglo XVI que representan la típica arquitectura alsaciana, algunas pertenecen al siglo XV y otras al XVI pero la mayoría se encuentran perfectamente conservadas, con sus típicos entramados de madera colorida y su ventanas cubiertas de flores.

Famosa como productora de vinos,  en especial el Riesling que se cultiva en la zona desde hace cientos de años. Siendo que la calidad de éstos  está dada por su estratégica ubicación geográfica en la región de los Vosgos resguardada del frío clima y los fuertes vientos del oeste.

Al ser una localidad pequeña de tan sólo unos mil habitantes posee una oferta hotelera limitada pero de excelente calidad y también existe la posibilidad de alquilar un apartamento o una de sus bonitas casas.

Sin duda, Riquewihr es uno de los lugares más encantadores de Alsacia ideal para recorrer, disfrutar de su pintoresca naturaleza y degustar sus deliciosos vinos.

Foto: Fuente France Voyage

Eguisheim

El territorio de Alsacia nos deleita con sus hermosos paisajes llenos de belleza  e historia, siendo el pequeño pueblo de Eguisheim  un claro exponente de ella.

Este bonito poblado se encuentra en el Alto Rin e integra la famosa Ruta de los Vinos de Francia.

Típicas casas coloridas, con entramados de madera y balcones cubiertos de flores se levantan en torno a los restos del Castillo del Siglo VIII, conservando la ciudad su antigua estructura de defensa, representada por las casas construidas formando un círculo que hacían de muralla para el cuidado del poblado en caso de ataques externos.

La iglesia de Saint-Pierre et Saint-Paul es relativamente moderna ya que fue levantada en el siglo XIX conservándose los restos de la antigua iglesia románica del siglo XII.

Lamentablemente el castillo se encuentra en ruinas sin embargo en su solar se puede ver un pequeño templo que recuerda al Papa San León IX, personaje destacado de esta ciudad nacido aquí en el año 1002.

Antiguas edificaciones tradicionales muy bien conservadas le dan un toque diferente al lugar,  que junto con sus hermosas fuentes de diversas épocas históricas, el parque de cigüeñas y el camping municipal, hacen de esta ciudad un lugar ideal para disfrutar y conocer su extensa historia.

Existe en la zona una ruta turística especialmente establecida que recorre varios fuertes que se encuentran en el área comenzando por Eguisheim y siguiendo por Weckmund, Wahlenbourg y Dagsbourg llegando al castillo de Hohlansdbourg que data del siglo XIII, el recorrido continua hasta terminar en el fuerte de Pflixbourg.

Existe una excelente infraestructura en cuanto a alojamiento y restaurantes, por lo que puede optarse por pasar unos días en esta ciudad y recorrer los alrededores, disfrutando además de su exquisita gastronomía acompañada por los deliciosos vinos alsacianos.

Eguisheim es un sitio encantador que transporta al viajero hacia el típico y pintoresco ambiente medieval.

Alsacia y la Ruta del Vino

Es imposible visitar la hermosa Alsacia sin hacer la famosa “Ruta del Vino” y disfrutar de los bellos paisajes de los Vosgos, donde pequeños pueblos vitivinícolas se dedican a la antigua tarea de la fabricación del vino.

Esta es una ruta que se desarrolla a lo largo de casi 200 kilómetros de Norte a Sur, donde hallaremos diferentes bodegas que se encuentran abiertas a los visitantes para que puedan degustar los vinos de las diferentes y exquisitas cepas alsacianas.

Una región rica no sólo en vinos sino también en culinaria y bellas fiestas tradicionales que comienzan en setiembre cuando las uvas han llegado a su estado perfecto de madurez y se extienden hasta finales de octubre. Siendo la mejor época para realizar este viaje.

Partiendo desde la ciudad de Estrasburgo  comenzaremos la Route du Vin haciendo un camino entre las hermosas viñas, los Vosgos con sus exuberantes bosques de pinos y sus pintorescos pueblos con  bodegas familiares donde podremos deleitarnos con sus excelentes vinos que por lo general son blancos, afrutados y suaves.

La variedad que aquí hallaremos son los vinos varietales, cada uno con una característica particular.  Así encontraremos por ejemplo el Le Sylvaner un vino ligero, o Le Riesling, el típico vino de Alsacia que posee mucho bouquet o el Le Muscat, un vino seco pero afrutado, sólo por nombrar algunos.

Siguiendo la Ruta del Vino llegaremos primero a Molsheim, Obernai y Andlau, para luego seguir en dirección a Selestar y de allí hasta Colmar para terminar nuestro paseo en Thann un pueblo muy cerca de Mulhouse.

Esta ruta del vino es conveniente hacerla de forma tranquila y en varios días, ya que es la única manera de poder disfrutar de todo, sin perdernos absolutamente de  nada. Degustaciones de vino,  fantásticos platillos típicos de la culinaria francesa y los paisajes mas bellos e inimaginables que parecen salidos de un libro de cuentos.

Una viaje recomendable para hacerlo tanto en pareja, como en familia y también con amigos.

Copyright © 2015 - Francia.net - Guía turística de Francia.
eSedo.com - Compra, venta y registro de dominios y proyectos webinfos proyecto: francia.netestadísticas para proyecto: francia.netetracker® web controlling en lugar de analisis de archivos log

Pin It on Pinterest