Francia

Category - Picardía

Amiens

Amiens es un lugar en Francia, donde muchos turistas se congregan, para conocer su antigua catedral, así como también para disfrutar de sus antiguas calles y de sus hermosos lugares para degustar una muy buena comida típica, siendo muy visitada sobre todo en las épocas más calurosas del año ya que se puede salir a caminar y revivir la historia impresionante que tiene esta hermosa localidad francesa.

Situado a unos 120 kilómetros de París, Amiens pertenece a la prefectura del departamento de Somnes, esta ciudad fue constantemente bombardeada por los ejércitos nazis, se podría decir que  fue golpeada sin piedad durante la Segunda Guerra Mundial, y las marcas de este terrible momento histórico se puede apreciar  en algunos de los edificios aún cuentan la historia a la gente que pasa por la ciudad.

El monumento más famoso y una visita obligada para cualquiera que visite la ciudad es la catedral de la ciudad, este edificio fue llamado oficialmente como la Catedral de Notre Dame, y ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad, su construcción se llevó a cabo bajo la dirección arquitecto Robert de Luzarches, y fue construida con el clásico estilo gótico como la mayoría de las iglesias en Francia, siendo terminada en el siglo 13, siendo hasta hoy en día la estructura más grande de su tipo en toda Francia.

Fuente: Foto

Abadía de Chaalis

Rodeada de un magnífico jardín, en el corazón de los bosques que unen la Isla de Francia con Picardía se encuentran las ruinas de la abadía de Chaalis construida a principios del siglo XIII y que a pesar del paso del tiempo conserva aún todo su encanto.

Esta abadía cumplió un papel importante espiritualmente hablando, además y gracias al interés que despertó en los Capetos obtuvo el título de Abadía Real.

Durante el Renacimiento la abadía fue decorada por artistas de renombre como el pintor Primatice quien realizó los frescos de la capilla de Sainte Marie, que forma parte de la abadía y en el siglo XVIII le fue encomendado al arquitecto Jean Aubert la reconstrucción de todas las construcciones de la abadía.

Al término de la Revolución fueron demolidas parte de esas construcciones quedando sólo un edificio que fuera una residencia palaciega durante el siglo XIX siendo habitada entre otros por Nélie Jacquemart, viuda de un riquísimo banquero, quien al morir en 1912, dejó todos sus bienes incluyen magníficas colecciones de obras de arte al Institut de France, con la única salvedad que la propiedad hecha museo fuera abierta al público.

En la actualidad este museo reúne las colecciones de Nélie , incluyendo unas exclusivas de arte oriental y árabe.

Además, este museo se ha enriquecido con una colección que perteneciera a la familia Girardin, dedicada a Jean-Jacques Rousseau.

Recorriendo los jardines que rodean la antigua abadía se encuentra un paraje conocido como Mar de Arena (Mer de Sable) donde se encuentra el Parque de Atracciones Jean Richard y a pocos kilómetros de allí otro parque temático que vale la pena conocer el Parc Asterix, uno de los más populares de Francia.

Saliendo de la abadía y siguiendo el camino que va desde Chaalis a Ermenonville, puede hacerse un hermoso paseo por un parque hecho construir por el marqués René de Girardin en el año 1776. Amante del arte y de la naturaleza transformó sus tierras en un bello parque con una exquisita obra de jardinería que se inspiró en los paisaje del artista Jean Jacques Rousseau ( Julie ou la Nouvelle Héloïse).

Inclusive el marques invitó a Rousseau a hacer una visita y dar su opinión sobre la obra en los jardines. Rousseau aceptó y llegó a Ermenonville a inicios de 1778 muriendo el día 2 de julio en el Château del Marqués, por lo que fue enterrado justo en el centro del este parque.

Foto: Fuente Jardinez

Senlis, ciudad medieval

senlisMuy cerca de Chantilly, la ciudad medieval de Senlis nos muestra una villa que fuera fundada por la tribu de los “Sulbanectes” y posteriormente ocupada por los romanos quienes le pusieron el nombre de Augusto Magnus. En la actualidad se conservan restos de las murallas que los romanos construyeron para defender la ciudad del ataque de otras tribus autóctonas del lugar.

Sin embargo, la mayor parte de los restos de la antigua ciudad medieval que existían en el lugar fueron reemplazadas por construcciones más modernas y recientes, hecho que le da al lugar una arquitectura muy especial una mezcla de dos épocas diametralmente opuestas.

Senlis se convirtió en una ciudad de importancia cuando Hugo Capeto fue elegido en el siglo X rey de esta villa, ya que de allí en adelante varios reyes de Francia visitaban el lugar.

En su condición de residencia real la villa ganó innumerables monumentos como por ejemplo la Catedral de Notre Dame, la abadía de San Vicente, que fuera mandada a construir, en el año 1066 por la reina Ana de Kiev y la Iglesia de Saint Frambourg construida en época de la reina Adelaida.

De la bella Catedral de Notre Dame se destaca la magnífica aguja de su torre perteneciente al siglo XIII, además, de su pórtico de la fachada oeste esculpido representando la ascensión de la Virgen.

Recorriendo Senlis a través de sus  calles empedradas podremos admirar numerosas y elegantes mansiones, algunas construidas por particulares y otras por diferentes órdenes religiosas que  fueron estableciendose en la ciudad entre los siglos XVII y XVIII, sitios  tan bonitos que han servido de escenario para varias películas.

Senlis ofrece un bello paseo a través de los siglos y todos los años realiza diferentes eventos como el Salón de los anticuarios, de la tarjeta postal, de la naturaleza y de los artistas independientes.

También,  puede visitarse el Museo de Arte, un antiguo palacio episcopal donde se encuentran los restos de una antigua morada galo-romana, así como esculturas y obras de Tomas Couture y de Séraphine de Senlis. En el Museo del Vermandois puede obtenerse una historia completa de la villa y en el Museo de la Montería existen pinturas, armas, trajes y objetos referidos a la caza de montería.

Un sitio encantador que cautiva por su aire de nobleza, cultura e historia imperdible para quienes gustan de conocer el pasado a través de sus ciudades.

Foto: Fuente Flickr

Pays de l’Oise, Chantilly

A sólo 40 kilómetros de París se encuentra la bonita comarca de Pays de l’Oise, que cuenta con más de cuarenta mil hectáreas de verdes bosques formados por árboles centenarios, además de parque y jardines magníficos.

Considerado como uno de los pulmones de Francia, viajar por toda su extensión es una aventura maravillosa, descubriendo su naturaleza a la vez que se disfruta de sus monumentos y palacios.

Caminar por los bosques de Chantilly, Ermenonville y de Halatte, es una experiencia inolvidable, donde el paisaje nos presenta áreas húmedas rodeadas de pinos, abedules y encinas, como también monumentos, muesos y palacios.

A pesar de ser conocida en el mundo entero por su crema, Chantilly es la capital de las carreras ecuestres,  con una historia íntimamente ligada a su Palacio Real, uno de los más importantes que existen en Francia.

El Palacio se compone del Petit Château (Castillo Pequeño)construido en el siglo XVI y totalmente reformado un siglo después, donde se le agregaron fuentes y un parque. Durante la Revolución el castillo fue casi totalmente destruido hasta que en el siglo XIX se lo reconstruyó y se edificó además el Grand Château (Gran Castillo).

Hoy tanto el Petit Château como el Grand Château forman parte del Museo Condé, donde pueden admirarse colecciones que pertenecieron al duque de Aumale, con obras de Botticelli, Rafael y Delacroix. Rodeando el palacio,  un maravilloso parque de 115 hectáreas nos invita a dar un lago paseo y conocer el  jardín estilo inglés, además de la casa de Sylvie.

Existe una visita muy pintoresca que permite contemplar todo este conjunto monumental en un viaje muy interesante. Un globo aerostático se encuentra anclado en la zona del jardín de Le Notre y  se eleva  a 150 metros de altura, llevando a los visitantes para que puedan obtener  desde allí vistas magníficas que abarcan casi la totalidad del bosque de Chantilly, el palacio real y sus parques.

Las antiguas caballerizas en las que podían guardarse hasta 240 caballos son parte del excelente Musée du Cheval (Museo del Caballo), considerado el museo más grande, dedicado al caballo, que existe en el mundo.

Detrás del museo del caballo hallaremos el hipódromo de Chantilly donde desde 1834 se celebran de forma periódica carreras como por ejemplo las que se realizan todos los años en el mes de junio, el Prix du Jockey Club y el Prix de Diane Hermés.

Copyright © 2015 - Francia.net - Guía turística de Francia.
eSedo.com - Compra, venta y registro de dominios y proyectos webinfos proyecto: francia.netestadísticas para proyecto: francia.netetracker® web controlling en lugar de analisis de archivos log

Pin It on Pinterest