Francia

Category - Rodano – alpes

El Museo del Huevo

Francia es un país capaz de sorprender a todos sus visitantes con encantos sumamente peculiares. Sus museos no son la excepción de esto, ya que es posible encontrarlos de las temáticas más curiosas. Esto es así porque se pueden coleccionar los elementos más variados sin ningún tipo de restricción, sólo se trata de tener ingenio e imaginación. Un buen ejemplo de esta cuestión que estamos describiendo es un singular establecimiento francés, conocido como el Museo del Huevo. Está localizado en la región de Ródano-Alpes, más precisamente en Soyans, y no sólo es considerado como uno de los atractivos más novedosos del territorio francés, sino también de todo el mundo.

Quizás en un primer momento pueda parecer un tanto aburrida o monótona una visita a un sitio que está dedicado exclusivamente al huevo. Sin embargo, la realidad es que descubrir este encantador museo de Francia resulta una experiencia tan interesante como entretenida. Allí es posible encontrar los huevos más variados, de todos los colores y tamaños. Hay huevos de aves, de reptiles, de dinosaurios, artificiales, pintados, decorados, esculpidos y mucho más. Asimismo, no podemos dejar de hacer referencia a que también hay huevos que guardan consigo historias muy cautivadoras que valen la pena ser conocidas.

Otro dato que es bueno considerar es que el museo se originó a partir de una exposición que se desarrolló en el Festival del Huevo que se llevó a cabo en el sur del país en el año 1992. La exhibición tuvo tanto éxito, que con el correr del tiempo fue ganando popularidad y actualmente el establecimiento alberga un total de cuatro mil ejemplares diversos. Sin dudas, se trata de un lugar de interés excelente para los aficionados de los museos insólitos.

Fuente: Foto

Chamonix

Chamonix es mundialmente reconocido como la capital del mundo del esquí y la escalada, desde comienzos del siglo XX se hizo famosa por la organización de los primeros Juegos Olímpicos de Invierno en 1924 y desde entonces ha sido un centro mundial para los deportes extremos, tanto en verano como en invierno.

Chamonix también ofrece mucho más que los deportes extremos, ya que al estar en la falda del majestuoso Mont Blanc lo convierte en un área de excepcional belleza natural con un centro de la ciudad elegante y cosmopolita a la par con su área de esquí de fama internacional.

En esta ciudad podemos encontrar fabulosos hoteles que garantizan todas las comodidades para los visitantes, teniendo una gran variedad de alojamientos, algunos mucho más costosos para el Jet Set, pero otros mucho más económico para los jóvenes y aventureros que viajan de todas partes del mundo para poder practicar y disfrutar de este parque natural de atracciones que parece diseñado para los más arriesgados deportistas.

Pero si usted no esquía y aun así quiere recorrer este lugar también va a encontrar otras actividades como poder pasar un lindo complejo deportivo con  piscinas, salones de belleza, spa, pista de patinaje sobre hielo, esquí de fondo, parapente, trineos tirados por huskys, raquetas de nieve guiadas, cine, museo, casino y el mercado semanal con frescos productos locales.

Fuente: foto

Valence

Valence tiene más de 2.000 años de historia, además de tener una importante tradición universitaria que data de 1452, cuando el rey Luis XI estableció una universidad de la ciudad, la cual sigue existiendo hasta el día de hoy, también se encuentran en la ciudad instituciones educativas en donde se destacan la importante Regional de la Escuela de Artes y una Escuela Nacional de Música.

La ubicación geográfica de Valence, es una de las razones de su popularidad,  ya que se encuentra en un paso obligado entre París y el Mediterráneo además que la ciudad cuenta con importantes lugares de interés turístico que se encuentran distribuidos a los dos lados del río Ródano, por ejemplo el Museo de Bellas Artes atrae a los visitantes con pinturas de los siglos XVI al XX, y una colección de dibujos de tiza de color rojo llamado “Les Sanguines”, de Hubert Robert.

La Casa de los Tetes, es otra atracción importante ya que fue construida alrededor del 1530 por Antoine de Dome, y cuenta con florituras góticas y cabezas talladas que representan personajes simbólicos como la eólica, la fortuna, y la hora. El distrito Soyons a las afueras de la ciudad tiene unas fabulosas cuevas que se pueden explorar, que se calcula que provienen de épocas prehistóricas, en donde se han encontrado rastros de 150.000 años de antigüedad.

Fuente: foto

Grenoble

Si viajamos al sureste de Francia una ciudad que podemos visitar es Grenoble, en la región de Ródano Alpes, poblado conocido como la capital de los Alpes Franceses.

Conocida como la capital de los Alpes Franceses, la ciudad de Grenoble se encuentra ubicada al sureste de Francia.

Es la capital del departamento de Isère y la segunda en importancia después de Lyon, sobre todo por poseer un gran centro científico y tecnológico que la ha hecho conocida en el resto de Europa.

Grenoble cuenta además,  con un importante patrimonio histórico y cultural con sitios magníficos para visitar, como el Museo de Bellas Artes, el más importante de Europa, que se encuentra situado en la plaza de Lavalette. Donde se exhibe  una magnífica colección de pinturas, destacándose obras tanto de arte antiguo como moderno y contemporáneo, abarcando artistas de renombre como Francisco de Zurbarán, Rubens, Henri Matisse, Paul Gauguin y Andy Warhol, entre otros.

Inaugurado en 1934 la ciudad cuenta con un teleférico urbano que brinda la posibilidad a los turistas de ver toda la ciudad desde lo alto así como tener una panorámica de sus edificios más característicos e importantes. Un paseo ideal para hacerlo también de noche donde el espectáculo es increíblemente bello cuando toda la ciudad se encuentra iluminada.

Uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad es el World Trade Center, sede de la economía y que se levanta en una arquitectura peculiar hecha de acero, hormigón y vidrio.

Con un original diseño realizado por el arquitecto Noiray Fumet, el Parking Helicoidal de Grenoble, data de 1932 y responde íntegramente al estilo de la época denominado como Art Deco. Se encuentra formado por 225 plazas que distribuidas, entre rampas en forma de espiral con un total de siete plantas.

Una antigua fortaleza llamada La Bastilla custodia la ciudad la ciudad  y a la que es posible llegar por medio del teleférico que se encuentra en el centro urbano.

Grenoble es también muy conocida en la región,  por poseer variadas estaciones de esquí ubicadas en los alrededores.

Se distingue además,  por ser  una ciudad muy ligada a los deportes albergando unos 350 clubes deportivos que a su vez ofrecen 65 disciplinas distintas para practicar, como los dedicadas a deportes de alpinismo, escalada y de montaña.

Con una historia que de más de dos mil años,  vivió su período de mayor expansión económico durante el transcurso de los siglos XIX y XX, siendo en 1968 la sede de los X Juegos Olímpicos de Invierno.

Hoy se distingue como un importante centro tecnológico y científico y posee lugares que son reconocidos a nivel nacional como su magnífico Museo.

La ciudad se encuentra custodiada por una antigua fortaleza defensiva llamada La Bastilla que se encuentra a más de cuatrocientos metros de altura y a la que puede llegarse por medio del Teleférico que se encuentra en el centro urbano.

Una historia muy antigua es difundida hasta hoy y conocida como el Día de los azulejos, cuando en una jornada  de manifestaciones y disturbios protagonizados por el pueblo,  sus habitantes tiraban azulejos a los soldados al enterarse de la disolución del Parlamento de la provincia del Delfinado, tal como se llamaba entonces, orden dada por el rey Luís XVI. Estos desórdenes son considerados además, como el preámbulo de la Revolución Francesa.

Hoy, la ciudad es muy conocida por poseer variadas estaciones de esquí ubicadas en sus  alrededores.

Se distingue también como una ciudad muy ligada a los deportes y posee aproximadamente unos 350 clubes deportivos que a su vez disponen de 65 disciplinas distintas, como los dedicados a deportes de alpinismo, escalada y de montaña.

Teatros, cines y museos, son algunas de las opciones de entretenimiento con las que cuenta la ciudad destacándose además del Museo Grenoble, el Internacional de Pintura.

Bellos parques y jardines invitan a un largo y tranquilo paseo, disfrutando de su moderna arquitectura. Y en su casco antiguo edificios como la iglesia de Saint Laurent o la Catedral de Notre Dame, conviven con monasterios antiguos como el de los Cartujos.

Tomar el teleférico que llega hasta el Fort de Bastille, puede resultar un paseo agradable para quienes gustan de tomar fotografías, ya que desde lo alto se tiene una vista excelente de la ciudad y de los alrededores.

Grenoble es una ciudad que conjuga deportes, parques nacionales, castillos y imponente  fortaleza. Muy cerca de Italia y Suiza sus paisajes enamoran a los visitantes que pueden disfrutar de ella tanto en verano como en invierno.

Francia y la Ruta de los vinos

Rutas de Castillos, de Gastronomía y también de Vinos es posible hallar en la bella Francia, un país que nos sorprende con regiones de infinita belleza, elegancia, cultura e historia.

Cada una de las rutas de los vinos que se recorre será diferente a la anterior, existen diversos itinerarios y formas de recorrerlas, puede ser en auto visitando distintas ciudades, también hay quines gustan hacer ciertos recorridos en bicicleta y existen algunas rutas de senderismo para aquellos que adoran hacer estos caminos a pie disfrutando más estrechamente de los paisajes.

Una de las opciones es realizar la ruta de Vienne a Aviñon, donde a orillas del Ródano hallaremos los famosos vinos de Côtes du Rhône que puede enlazarse con la Ruta de vinos de Provenza un poco más al sur, un itinerario planeado para conoce viñedos establecidos en una región maravillosa.

El viaje desde Vienne hasta Bandol y Cassis es excelente para conocer poblaciones medievales, parques y museos, que también pueden resultar interesantes si se cuenta con tiempo suficiente.

El itinerario comienza en Vienne, ubicada a sólo 34 kilómetros de Lyón dirigiéndonos hacia Ampuis situado en el corazón de Côtes Rôties cuna de este excelente vino. También,  puede pasarse un poco más al sur por la localidad de Condrieu y conocer su célebre vino de sabor exquisito.

Continuando esta ruta por el Ródano es recomendable hacer una visita a un pueblo medieval muy pintoresco llamado Malleval que se encuentra levantado sobre una colina y que sirve de acceso al importante Parque Regional del Pilat, ideal para quienes gustan de la práctica del senderismo.

El pueblo de Saint Désirat que se encuentra río abajo posee un magnífico museo del alambique donde conoceremos todos los secretos para la fabricación de un aguardiente artesanal excelente.

Si nos detenemos en la ciudad de Sarras podremos disfrutar del sabor de un delicioso vino Sant Joseph y para quienes gustan del vino Hermitage sus viñedos cubren casi la totalidad de la colina de Tain l’Hermitage.

El viaje sigue rumbo al poblado de Tournon y de allí sale un tren a vapor de principios del siglo XX llamado “SMastrou”, donde disfrutaremos de un recorrido especial repleto de paisajes increíbles. Así llegaremos a Lamastre y de allí hasta Châteauneuf-sur-Isère, lugar donde se encuentra el Vineum.

Podremos tener acceso a conocer las galerías que se construidas a gran profundidad y donde la famosa Bodega Paul Jaboulet hace envejecer sus vinos. En este lugar también se ofrece una amplia degustación de los vinos Côtes du Rhône.

Siguiendo hacia Nyons, hallaremos el Museo del Olivo y de ahí seguiremos viaje hasta Vaison-la-Romaine que ha sido declarada com Ciudad de Arte con gran cantidad de espacios históricos como el mayor yacimiento arqueológico de Francia donde se alza un magnífico castillo medieval.

Más al sur hallaremos tres zonas vinícolas muy conocidas como Gigondas, Vacqueyras y Beaume-de-Venise y de allí partiremos hacia Aviñon, donde podremos disfrutar de sus hermosos monumentos históricos como magníficas murallas medievales y su hermoso palacio.

Tomando la carretera hacia Aix en Provenza comienza la zona de los vinos afrutados de Provenza con sus famosos vinos rosados conocidos a nivel mundial.

Hacia el este, podremos visitar la abadía de Saint-Maximin en el macizo de la Sainte-Baume, la de la Celle y la de Thoronet. Aquí se extienden propiedades vinícolas cercanas al poblado de Brignoles y llegaremos a Arcs-sur-Argens para visitar la Casa de los Vinos de Provenza, donde es posible degustar los diversos tipos de Côtes de Provence.

Siguiendo por la carretera costera que lleva a Marsella la última parada será en Bandol y Cassis para conocer y saborear sus deliciosos vinos.

Fuente: Foto No sin Bici

Copyright © 2015 - Francia.net - Guía turística de Francia.
eSedo.com - Compra, venta y registro de dominios y proyectos webinfos proyecto: francia.netestadísticas para proyecto: francia.netetracker® web controlling en lugar de analisis de archivos log

Pin It on Pinterest