Francia

Archive - enero 2018

¿Cuál es el río más grande de Francia?

Francia, con una superficie de 643,801 kilómetros cuadrados, alberga muchos ríos tanto grandes como pequeños, pero lo interesante es que algunos de ellos sobrepasan los mil kilómetros de recorrido.

Quizá el río más popular de todos en Francia es el Sena, sin embargo el más grande del país es el Loira que es considerado como el más salvaje de Francia y de Europa, además de estar inscrito en el patrimonio mundial de la UNESCO.

En lo que se refiere al atractivo turístico del río Loira se puede disfrutar haciendo un recorrido a bordo de un barco o piragua o bien caminando por su orilla gracias o en bicicleta. También existen viaje en globo recorriendo el curso del Loira, un paseo ideal para los amantes de las aves.

Pero, el Loira no sólo es el río más largo de Francia, superando los 1000 kilómetros entre el Macizo Central y Nantes, sino que sus agua reflejan también una época histórica. El río nace y desemboca en Francia, su nacimiento es en el Monte Gerbier de Jonc y su desembocadura es en el departamento francés Loira Atlántico.

Este río, el más grande Francia, tiene una longitud de 1.006 km, fluye en dirección norte, noroeste, sureste y oeste, atravesando además un gran estuario de más de 50 kilómetros , antes de desembocar en el golfo de Vizcaya.

Además, es interesante destacar que el curso bajo del Loira está encerrado entre varios diques, siendo sus principales afluentes el Nièvre y el Maine, como también el Allier, el Cher, el Indre y el Vienne.

Un poco de historia del río Loira

El río Loira tiene varias particularidades como por ejemplo ser el único que supera los mil kilómetros de longitud, ser el menos afectado por el desarrollo del hombre, con un cause totalmente libre de grandes embalses que permiten en ciertas épocas del año benéficas inundaciones que fertilizan los campos aledaños creando un entorno natural de paisajes más salvaje.

Hasta mediados del siglo XIX, el Loira representó la principal vía fluvial a través de la cual era posible transportar las mercaderías provenientes del interior del paías hasta el puerto de Nantes. Pero, la llegada del ferrocarril, conectando París con Saint-Nazaire, cambió esa situación.

Asimismo, durante siglos existieron intentos para mantener un canal navegable por el río Loira utilizando diques de madera y dragado, lo que hizo que el tráfico fluvial aumentara gradualmente en esa región, existiendo un sistema de peaje y puentes.

Ya durante el siglo XVII, se construyeron muros de contención de piedra y muelles desde Roanne a Nantes, lo que ayudó a que el río fuese más fiable,18​ pero la navegación se detuvo con frecuencia por inundaciones y sequías. En 1707, se dijo que las inundaciones habrían ahogado unas 50.000 personas,19​ subiendo el agua más de 3 m en dos horas en Orléans. Un viaje de pasajeros típico desde Orléans a Nantes tomaba ocho días, y catorce días si el viaje se hacía río arriba contra la corriente.

Turismo por el río Loira

Numerosos castillos y palacios que datan de los siglos XVI y XVII se encuentran situados a orillas del Loira transformando este río como uno de los de mayor interés turístico del país galo.

Existen también muchos kilómetros del recorrido del río Loira que discurren por canales que sirven de comunicación de sus aguas con otros ríos importantes de Francia como el Sena, el Saona y con el puerto de Brest.

Uno de los mayores atractivos del río Loira es ofrecer a los turistas una experiencia única como viajar a bordo de un barco recorriendo sus aguas. Estas excursiones incluyen la oportunidad de visitar Nevers y su magnífico Palacio Ducal, considerado como uno de los primeros castillos del Loira o descubrir la antigua catedral.

Ya, a orillas del Canal lateral à la Loire, existen itinerarios que permiten visitar la evocadora Sancerre, recorrer sus viñedos, catar vinos y degustar la gastronomía local. En definitiva el turismo fluvial por el río Loira, el más grande de Francia, es una invitación a descubrir paisajes inolvidables, pintorescos pueblos como el de Montargis célebre por su exquisita gastronomía.

Viajar a Francia con mascotas

Cada vez son más personas las que deciden viajar junto a sus mascotas en vacaciones y esto ha generado un mayor interés en contar con la información necesaria sobre qué requisitos se deben tener en cuenta sobre todo después que entrara en vigor la nueva normativa de 2014.

Hoy, desde Francia.net compartimos todo los que necesitas saber para viajar a Francia con mascotas, para que puedas visitar uno de los destinos turísticos más importantes del mundo y lo hagas sin inconvenientes.

Requisitos para viajar a Francia con mascotas

La aplicación de la nueva normativa, que entró en vigencia en diciembre de 2014, establece que la edad mínima de la mascota para viajar tendrá que ser superior a tres meses y como máximo por persona se permite transportar 5 mascotas.

Si el motivo del viaje es alguna actividad como competiciones, exhibiciones o eventos donde las mascotas participan, la restricción de 5 animales por persona queda sin efecto, pero la edad mínima será de seis meses.

También desde 2011 es obligatorio que deterinadas mascotas (perro, gatos y hurones) tengan implantado un chip, no siendo obligatorio para otro tipo de animales a los que si se recomiendan tengan un tatuaje que los identifique.

Cabe recordar que para que cualquier mascota pueda viajar a Francia es necesario que tenga su vacuna válida contra la rabia y que se recomienda hacer esto con tiempo de antelación suficiente pues después de recibir la vacuna es necesario esperar 21 días para que pueda viajar.

Perros, gatos y hurones necesitan un pasaporte propio para viajar. Para conseguir este pasaporte es necesario visitar al veterinario que es la “autoridad” para expedirlo y deberá contener datos esenciales tales como el código identificador electrónico de la mascota y detalle de las vacunas, en especial la antirrábica.

Asimismo, en Francia se exige un análisis de sangre para valorar los anticuerpos de la rabia y tratamiento para equinococos, sobre todo para los turistas que llegan de un país con riesgo de rabia.

Sanciones por no cumplir con la ley sobre viajes con mascotas

Los nuevos requisitos establecidos en diciembre de 2014 para viajar a países europeos con mascotas prevén también sanciones ante su incumplimiento y puede ocurrir que los animalitos sean puestos en cuarentena, siendo sus dueños los que corren con los gastos derivados de esta situación.

Seguro de viaje para mascotas

Existe también un seguro de viaje para mascotas que cuenta con algunas garantías para asegurar todo tipo de animales de compañía.

Entre los supuestos que están cubiertos con este seguro destaca la estancia o residencia del animal en caso de que el viajero se accidente o sufra una enfermedad y por lo tanto no pueda hacerse cargo del animal.

Este tipo de seguro también incluye los gastos de cancelación o modificación del viaje como la responsabilidad civil.

Perros catalogados como peligrosos

Una ley de la Unión Europea sancionada en 1999 habla sobre los animales catalogados como peligrosos y pretende evitar accidentes provocados por perros “potencialmente peligrosos” clasificándolos en dos categorías:

1 – Perro de ataque (pitbulls, boerbulls y los asimilados según sus características a los perros de raza Tosa. Todos ellos tienen la prohibición de entrar a Francia.

2 – Perros de guardia y defensa (American Staffordshire terrier, Rottweiler), que pueden entrar en Francia con sus amos, pero deben presentar en la aduana su certificado de nacimiento y su carnet genealógico, para probar su pertenencia a esta segunda categoría.

Viajar a Francia es una estupenda idea pero hacerlo con nuestra mascota puede ser una experiencia gratificante compartiendo momentos inolvidables. Por esa razón y para disfrutar al máximo de las vacaciones nada mejor que tener en cuenta los requisitos fundamentales para ese viaje.

Vacunas, pasaporte, chip o placa de identificación son fundamentales para no tener problemas para ingresar a Francia con nuestras mascotas ya que solo así el viaje será placentero para nosotros y para ellas.

10 platos típicos de la gastronomía francesa

Si viajamos a cualquier país una de las cosas obligadas es probar sus platos típicos. Por lo general comemos los alimentos que son más famosos, populares, o que simplemente tienen alguna curiosidad. Algunos por historia, otros por sabor, y otros por resultar hasta muy picantes, los platos típicos son un factor a tener en cuenta en nuestros viajes.

 

Si vais a viajar a Francia, os recomendamos diez platos típicos que no os deberíais perder:

  1. Quiche Lorraine: Es una tarta de queso, beicon y jamón, originaria de Alsacia, y que tiene un fuerte componente alemán. Pero sigue siendo francesa.
  2. Crêpes y gallettes: Son tradicionales en Francia, pero en Bretaña encontraremos las versiones más típicas, que son realizadas con harina de trigo sarraceno. Podemos acompañar esta comida con cotriade, que es sopa de pescado, para completar el sabor.
  3. Coq au vin: Su nombre es la traducción de pollo al vino, y se trata de una de las comidas con tradición más larga de todo el país. Hay regiones en las que se presenta de manera diferente, con modificaciones locales. Su origen está en Auvernia.
  4. Tarta Tatín: Un nombre curioso para un alimento que se hace en el pueblo de Lamotte-Beuvron, en el Valle del Loira. Las hermanas Caroline y Stéphaine Tatin dijeron que lo crearon por error, aunque les salió una tarta de manzana muy buena.
  5. Cassoulet: Otra comida tradicional, caracterizada por ser un guiso con alubias blancas que se cuecen con trozos de carne y embutidos.
  6. Sopa de cebolla: Su historia viene de nosotros, aunque se popularizó gracias al rey de Polonia, que consiguió saber cómo se hacía porque le gustó mucho, cuando la probó. Ahora mismo es uno de los platos más famosos de Francia.
  7. Tielles à la Sétoise: Un plato sencillo que se puede encontrar fácilmente en panaderías, pescaderías y bares de la costa francesa que está al lado del Mediterráneo. Su relleno también es popular.
  8. Brioche Kouglof: Se caracteriza por tener mucho volumen, estrías y azúcar glasé, además de una base de mantequilla y una pizca de sal que le da un resulta al alcance de cualquiera.
  9. Boeuf bourguignon: Es un estofado de buey, pero adaptado a las características de Francia. Se hace con una cocción muy lenta de carne junto a ajo, cebollas, zanahorias, sal y un bouquet garni.
  10. Bugnes y beignetes: Dos dulces muy típicos de Francia, cada uno con su propia manera de hacerse. Lo que importa en este caso es que sus sabores ya se han hecho famosos en todo el país.

Francia tiene decenas de platos típicos, además de los que ya hemos dicho. Mejor comprobar su gastronomía.

10 curiosidades de la historia de Francia

Francia no solo es el país vecino, sino también una de las regiones más famosas del mundo. Su historia está llena de anécdotas y curiosidades que podrían dejarnos con los ojos abiertos. Si alguna vez habéis hecho turismo en el lugar es probable que ya sepáis algunas de sus curiosidades. Y si no las conocéis, estad atentos. Vamos a echarles un vistazo.

 

  1. Primer, veamos los idiomas. El más conocido es el propio francés, pero en Francia se hablan otros como el occitano, provenzal, gascón, catalán o euskera. En algunas de sus zonas más concretas podemos mencionar el alsaciano, holandés o bretón. Y el número de hablantes no es precisamente poco.
  2. Otra cosa de los idiomas: el francés fue el idioma oficial de Inglaterra desde 1066, cuando Guillermo El Conquistador ganó la batallad e Hastings, hasta 1362. De hecho, se usaba este idioma en la corte y los juzgados.
  3. Ya hemos dicho que Francia es muy popular en el mundo. Pero también es el destino turístico número uno. Según un informe publicado en 2014 por la Organización Mundial de Turismo, había sido el lugar preferido por 83,7 millones de visitantes. No hay duda de que la cantidad de turistas que visitarán el país seguirá aumentando.
  4. Su historia corre por otro camino curioso: el de las comidas. Y es que durante cientos de años los franceses se vienen alimentando antes que sus vecinos. La comida, por lo general, se realiza entre las 12 y las 13 horas. La cena también se ha hecho temprano: entre las 18 y las 20 horas. Muchos indican que fuimos nosotros los que nos atrasamos en cuanto a la hora.
  5. La historia de Francia también ha dado lugar a cantantes cuyo reinado perdura: Camille Pissarro, Pierre Bonnard o Honoré Balzac son algunos ejemplos. Pero hay muchos más.
  6. Durante la Revolución Francesa tuvieron lugar muchos cambios en la región. Uno de los más famosos, y que actualmente aparece en monedas y sellos, es el lema Lberté, égalité, fraternité. Seguro que lo habéis escuchado en alguna película.
  7. Otra de las cosas curiosas que viene de la Revolución Francesa es una ley que prohíbe llamar Napoleón a un cerdo. No sabemos los motivos exactos, pero se supone que es para evitar insultar al conocido personaje.
  8. Los inventos de los franceses también han sido uno de los puntos fuertes de su historia. A ellos les debemos el Braille, el primer secador de pelo o el estetoscopio. Muchos de ellos son de uso doméstico, pero eso no les quita la importancia.
  9. Entre 1748 y 1772 tuvo lugar una anécdota sorprendente. Y es que se ilegalizaron las patatas. El motivo: se pensaba que causaban la lepra, por lo que el cuidado era mucho en todos los casos.
  10. A ellos también les debemos el honor de tener la montaña más alta de Europa. La cual está en los Alpes. El Mont Blanc tiene 4.810 metros de altura, título que lleva en activo desde hace años.

 

Francia parece ser uno de los países más curiosos del mundo. Tener en cuenta que estas son solo algunas de las anécdotas que hay.

Copyright © 2015 - Francia.net - Guía turística de Francia.
eSedo.com - Compra, venta y registro de dominios y proyectos webinfos proyecto: francia.netestadísticas para proyecto: francia.netetracker® web controlling en lugar de analisis de archivos log