Francia

Category - Aquitania

Las Landas Francia

Las Landas es uno de los departamentos más grande en territorio de Francia, después del Gironda, es celebre a nivel mundial en lo que se refiere al turismo teniendo en su territorio importantes ciudades con paradisiacos centros termales, así como también se puede encontrar una hermosa playa con una extensión de 106 kilómetros de arena fina que se extiende a lo largo de Biscarosse, hasta llegar a la desembocadura del Adour.

Dentro Landas se encuentran 25 centro termales por lo que en este tema es la más importante de todo el país, la mayor importancia es la ciudad de Dax, se calcula que cada año es visitada por más de medio millón de turistas que vienen exclusivamente a disfrutar de las bondades que le producen al cuerpo los baños en este tipo de aguas.

Dentro del territorio de Landa se encuentran un importante número de centros turísticos tales como Capbreton, el cual es muy conocido como uno de los lugares de descanso sobre las costas del Atlantico también en este departamento se encuentra Hossegor en donde se puede encontrar un agradable descanso al calor de unas gratas vacaciones, en compañía de amigos o de la familia, para los cuales se le pueden garantizar los mejores momentos para relajarse o divertirse.

Una región de Francia un destino común turísticamente hablando y con un paisaje increíble es la zona de Las Landas que nace muy cerca de la frontera con España y recorre el territorio hasta llegar a la desembocadura del río Garona.

Extensas llanuras colmadas de pinos nos llevan a ciudades como Mont de Marsan, Roquefort y Hostens un poco más alejada.

Su litoral formado por cientos de kilómetros de hermosas playas, bosques increíbles, lagos interiores y variadas ofertas de servicios de primer nivel a disposición del turista que visita la región son entre otras las causas del éxito de este lugar.

Aquí es posible practicar ciclismo teniendo en cuenta la magnífica red de carriles especialmente diseñados para este deporte y que recorren una gran zona de la geografía de la zona.

Así es posible recorrer por ejemplo lugares maravillosos situados en el Parque Natural de la Landas de Gascogne.

Los circuitos abarcan sitios más aislados como también partes urbanizadas, atravesando lugares con bosques frondosos y pequeños lagos.

Los pueblos que pueden visitarse recorriendo estos carriles son pintorescos e interesantes para conocer. Además,  los circuitos corren casi en su totalidad dentro de los bosques, pasando por localidades como la de Salles.

También es posible practicar escalada en pilares de piedra que son de uso libre y gratuito, hacer un paseo en canoa o piragua y disfrutar de la zona de recreo con variados servicios que se encuentra en la zona de Hostens.

Las Landas ofrecen infinidad de actividades al aire libre, ideales para quienes buscan y gusta del contacto con la naturaleza y sobre terrenos variados como las dunas del litoral entre las que se encuentra la duna de Pyla, muy cerca de Arcachón, los estanques de Cazaux, Aurilhan o Parentis, como también varias zonas húmedas que se encuentran muy cerca de los ríos y las landas secas o el terreno calcáreo alrededor de Roquefort.

La flora que habita la mayor parte de Las Landas está compuesta por bosques de pinos marítimos, que incluyen helechos, zonas de aulagas siendo también el hábitat natural de especies como jabalíes, zorros, ciervos y tejones. En tanto que Las Landas húmedas tienen una diversidad de vegetación entre los que es posible hallar especies diferentes de robles, brezos y abedules.

Para quienes gustan del avistamiento de aves, hallarán aquí una gran cantidad y variedad de ellas y también de aves rapaces como el gavilán, águila culebrera y el halcón.

Las Landas también se caracterizan por su pintoresca arquitectura de tipo rural muy antigua siendo que las nuevas construcciones han seguido el estilo para mantener la armonía del lugar.

Una visita al Ecomuseo de la Marqueze será la mejor forma de comprender un poco más como era la cultura en esta región hace muchos siglos atrás, con el agregado que para llegar hasta el museo es necesario hacerlo a bordo de un tren antiguo de vapor.

Es museo es la representación de perfecta de un complejo agrícola antiguo donde es posible conocer tanto las costumbres de la época como la forma de vida a través de casas, muebles y útiles, incluyendo además almacenes, bosques, ríos y los típicos molinos. Un lugar perfecto para disfrutar con los niños.

Las Landas un lugar increíble donde la naturaleza es la protagonista indiscutible y donde fauna y flora conviven en total armonía y serenidad.

Fuente: foto

Pau

Pau es una ciudad de Francia  ubicada al sudoeste del país, esta población es la capital del departamento de los Pirineos Atlánticos y con respecto a Paris se encuentra a unos 750 km al sudoeste, por su parte la población alcanza los 82.500 habitantes, y está ubicada a 50 kilómetros de los Pirineos.

Está ciudad fue fundada en la Edad Media, la cual fue edificada para controlar un paso del río el cual hoy en día se llama Gave de Pau, el cual entre sus afluentes se encuentra   la famosa fuente milagrosa del Santuario de Lourdes.

Durante algún tiempo esta ciudad es adherida al reino de Navarra, esto sucede durante el siglo XV, pero después cuando el Fernando el Católico conquista parte del sur de los Pirineos la  adiciona a Castilla, durante esa época el rey y la corte huyen a Pau provenientes de Pamplona, desde esta época esta ciudad tiene una gran importancia con respecto a las guerras de religiones producto a la que la reina  Juana III de Navarra se convierte al calvinismo.

Los dos momentos más importantes para la ciudad y su crecimiento sucedieron el primero durante el siglo XIX cuando se estableció que el clima de este lugar era benefico para la salud, razón por la cual se construyeron hoteles de lujo y durante muchos años se recibieron turistas sobre todo ingleses que viajaban por esas bondades, mientras que en los últimos años el crecimiento y enriquecimiento de la ciudad tiene que ver con  el hallazgo en una población vecina un importante yacimiento de gas.

Al sudoeste de Francia se encuentra la ciudad de Pau, capital del departamento de los Pirineos Atlánticos, perteneciente a la región de Aquitania.

Esta pintoresca ciudad es atravesada por el río Gave y se encuentra cercana a ciudades como Lourdes, Bayona y Tarbes.

Su nombre tan particular, deriva del castillo que se encuentra en ella y significa en idioma beranés (lengua romántica) “estaca”, teniendo en cuenta que el castillo al que hacemos referencia posee una empalizada hecha de estacas que representan tanto la fidelidad como la rectitud.

Pau es una ciudad tranquila y muy elegante, que cuenta con una rica historia como lo demuestran algunos de sus monumentos más importantes, siendo por supuesto el Castillo de Pau el más significativos ya que allí nació Enrique IV.

En la actualidad, el interior del castillo alberga el Museo Béarnais y vale la pena conocerlo ya que todo en él es magnífico sobre todo en lo que a su arquitectura se refiere y en especial las cocinas y el comedor de grandes dimensiones que datan del siglo XVI.

La construcción del Castillo de Pau,  en lo alto de una colina, llevó casi ocho siglos en ser terminada, razón por la cual pueden verse en él la mezcla de diferentes estilos.

La finalidad de la construcción de esta fortaleza era la de preservar la seguridad e integridad de todo el pueblo que lo rodea, pero el nacimiento de Enrique IV, provocó que éste pasara a la historia por haber sido el sitio donde naciera una de las personalidades más importantes a nivel mundial.

Durante el mandato de Luis Felipe I la fortaleza fue restaurada sobre todo teniendo en cuenta a los fieles religiosos de la época ya sea que se tratase de católicos como de protestantes. Además, el paso de diversas personalidades por el castillo dejó gran cantidad de objetos de alto valor histórico, que hoy forman parte del Museo Nacional, con obras de la Edad Media y también del Renacimiento.

Fuera del castillo que es el monumento preponderante del lugar,  la ciudad es un sitio agradable para pasar un fin de semana disfrutando de su tranquilidad y bonitos paisajes, hacer caminatas y degustar algunas de las deliciosas comidas de la culinaria tradicional francesa.

Fuente: foto

San Juan de Luz

Saint-Jean-de-Luz, es una comuna situada en el departamento de Pirineos, un pueblo de la costa atlántica netamente veraniego que se encuentra entre Biarritz y Hendaya a pocos kilómetros de la frontera con España.

Se trata de un lugar que fue construido sobre los pantanos y su crecimiento se debió en el pasado a la caza de la ballena Gascuña, siendo también el lugar desde donde partían los viajes de los pescadores de bacalao a Terranova.

Con el tiempo y debido a la escasez de la pesca terminó convirtiéndose en un “nid de viperes” (nido de víboras) que era como en la antigüedad se denominaba a los corsarios.

En el año 1680 un maremoto casi destruyó por completo la ciudad que con el correr de los años pudo reconstruirse.

En la actualidad sus principales atractivos turísticos son sus bonitas playas y un encantador puerto pesquero con un entorno favorecedor y muy cuidado.

Ese  puerto pesquero es además el único lugar importante entre Arcachón y España, siendo el lugar donde la flota pesquera puede capturar principalmente bacalao y atún.

Su paseo marítimo es peculiar y curioso en su diagramación ya que por un lado puede encontrarse la playa y del otro se han edificado las casas, a las cuales se puede acceder sólo a través de puentes ya que existe un gran desnivel que los separa.

La Virgen de la Esperanza es el monumento que domina la playa, un sitio donde puede disfrutarse del mar y el sol con total tranquilidad.

Una ciudad ideal para quienes buscan un sitio donde relajarse, alejándose del bullicio de los grandes centros turísticos, pintoresco y acogedor invita a largas caminatas disfrutando del paisaje.

San Juan de Luz una ciudad costera totalmente volcada al turismo cuya infraestructura es capaz de brindar todo lo necesario para unas vacaciones especiales en un lugar fantástico cuyo principal patrimonio son sus playas y su clima soleado.

Foto Fuente: 42195

Arcachon

Situado en la parte occidental de Francia, en la costa del Atlántico, pertenciente a la región de Aquitania,  el balneario de Arcachon a 50 kilómetros de Burdeos, representa hoy una de las playas de la región que mayor cantidad de turistas atrae por su belleza y tranquilidad.

Para llegar a Arcachon puede hacerse por barco o en coche y si se viaja desde Burdeos es ideal viajar en tren hasta el balneario.

Un bonito puerto distingue este lugar que se ha hecho también famoso por las ostras locales que existen incluso en cuatro zonas distintas y cada una tiene un sabor diferente, encontrándose las variedades: Banc d’Arquin (leche y azúcar), Ile aux oiseaux (minerales), Cap-Ferret (cítricos), el Gran Banco (avellanas tostadas).

Velký es otra de las atracciones del lugar una duna de arena que según los entendidos es la más grande de Europa.

Arcachon es un lugar ideal para aquellos que buscan descansar y rodearse de la naturaleza realizando caminatas o para los amantes del parapente, un deporte muy practicado por aquí. El balneario se colma de turistas en el verano y a pesar de,  ello la zona todavía sigue conservando algunos sitios con playas casi desiertas.

Sus principales calles comerciales están a lo largo de la playa y el centro de información se encuentra en el paseo Georges Pompidou.

También,  es muy popular por aquí el acuario local y la villa locales  Ville d’Hiver, con cien años de antigüedad.

La principal playa de Arcachon es la Plage d’Arcachon, que se encuntra  flanqueada por dos importantes muelles y al este encontraremos el Casino de le-Plage.

Una caminata por el paseo marítimo nos conducirá a otras playas de inusitada belleza como la Plage Pereire o la Plage des Abatillos.

Entre las actividades que es posible desarrollar en Arcachon se encuentran el ciclismo, surf, windsurf, wakeboard y buceo.

Para los aficionados al parapente y al paracaidismo tienen aquí un lugar ideal para practicarlos, además de realizar un paseo en hidroavión.

Por otra parte Arcachon presenta una infraestructura bien definida orientada a la atención al turista y por ello es posible encontrar hoteles para todos los gustos y presupuestos, como restaurantes y lugares nocturnos para divertirse.

Sarlat, Villa medieval

Viajando por la región de Aquitania es posible visitar una gran cantidad de pintorescas villas de estilo medieval y Sarlat es una de ellas pero que se distingue sobre todo por el estupendo grado de conservación de todos sus edificios.

Su nombre completo es Sarlat la Canéda y es la capital del Périgord Noir, una región que se encuentra limitada por los ríos Vézère y Dordogne y rodeada de bosques poblados de castaños, nogales y robles, es un sitio de ensueño para visitar.

Esta villa construida alrededor de una abadía en el siglo IX, es uno de los sitios que mayor cantidad de edificios protegidos posee en toda Europa. Son más de trescientos inmuebles con fachadas medievales renacentistas  visitado anualmente por aproximadamente un millón y medio de turistas de todo el mundo.

Una ciudad de vida apacible rodeada de un entorno natural muy bello, sus calles estrechas y sus casas con frentes de roca la hacen un lugar muy especial.

Un sitio que puede recorrerse a pie, teniendo en cuenta que las distancias entre un sitio y otro son muy cortas. Muchos turistas alquilan bicicletas para hacer un paseo tanto por la villa como por sus alrededores.

Posee un mercado donde es posible hallar productos locales, así como bonitas artesanías, tanto los miércoles por la mañana como los sábados durante todo el día es lugar obligado de sus pobladores para hacerse de alimentos frescos.

Para degustar su gastronomía nada mejor que visitar otro mercado pero que se encuentra en la Iglesia de Santa María.

También,  para quines deseen comprar el delicioso foie gras, trufas, sobre todo la famosa trufa negra del Périgord, castañas, setas y vinos deliciosos, podrán hacerlo en las diversas tiendas que existen en la ciudad.

Para quienes decidan quedarse por unos días para disfrutar de la vida tranquila de esta villa medieval, existen bonitos hostales donde alojarse, lugares encantadores y con una atención excelente.

La hermosa Villa de Sarlat posee gran variedad de sitios para conocer por lo cual una visita de varios días es lo recomendable para quienes deseen realmente recorrerla en su totalidad y no perderse de conocer ninguno de sus bellos lugares.

Para lo amantes de la arquitectura es indispensable recorrer sus calles, entre ellas las más interesantes y pintorescas se encuentran la Rue des Consuls, donde pueden verse gran cantidad de construcciones que datan de los siglos XV al XVII, la primera calle principal que existió en la Villa la Rue Jean-Jacques Rousseau, hasta que fue construida posteriormente en el siglo XIX la Rue de la République, pasando a ser la más importante, también poseen edificios de gran belleza edilicia.

Se puede ir hasta el centro de la ciudad y llegar a la Place de la Liberté, donde existen varios cafés y tiendas, y donde se realiza semanalmente el mercado de Sarlat. Aquí es posible ver la Maison de La Boétie, construida en el año 1525, el bonito Hotel Plamon que se caracteriza por haber decorado cada planta del edificio en el estilo de una época diferente y el Hotel de Maleville construido en el siglo XVI.

Su hermosa Catedral St. Sacerdos con una magnífica torre, el Cour de l’Evêche un hermoso jardín en donde se levanta un extraña torre que tiene formato cónico y fue construida en el siglo XVII.

El histórico Palacio Episcopal, en la actualidad cumple funciones como teatro, una visita a su interior nos permitirá ver su magnífico estilo renacentista. Y, de una antigua abadía del siglo XII puede visitarse La Capille des Pénitents Bleus.

Quienes gustan de los autos antiguos pueden visitar el Museo del Automóvil donde hallarán vehiculos como un Renault fabricado en 1912, un Rolls-Roce (1929) y Citröen de los que se fabricaban en los años veinte y un Hispano Suiza modelo 1936. También existen modelos más actuales como Ferrari y Bugatti.

Haciendo un recorrido por los alrededores de la Villa veremos una casa de campo del siglo XVIII llamada Manoir d’Eyrignac, donde llaman la atención sus hermosos y perfectamente diseñados jardines, predominando árboles como los cipreses, todos podados y formando bonitos senderos.

Sarlat es una Villa maravillosa que de seguro dejará encantados a quienes la visiten tanto por su belleza histórica como por la hospitalidad de sus pobladores.

Foto Fuente: Lalinde

Copyright © 2015 - Francia.net - Guía turística de Francia.
eSedo.com - Compra, venta y registro de dominios y proyectos webinfos proyecto: francia.netestadísticas para proyecto: francia.netetracker® web controlling en lugar de analisis de archivos log