Visitar Mayotte

Una pequeña isla en el Índico que forma parte de la Unión Europea, Mayotte es un destino turístico aún poco conocido

Una pequeña isla en el Índico que forma parte de la Unión Europea, Mayotte es un destino turístico aún poco conocido ubicado en el canal que separa la costa Este africana en Mozambique con Madagascar.

Se trata de un destino perfecto para los amantes del mundo marino, sobre todo cuando los cetáceos, en determinada época del año, hacen escala para reproducirse.

Mayotte, un poco de su historia

Aguas color turquesa, Mayotte es conocida como la Isla de la Vainilla por ser la tierra de los perfumes y las especias y forma parte del conglomerado de posesiones que aún hoy mantiene Francia fuera del Continente Europeo.

Así, bajo la corona francesa a partir de 1843 esta isla fue cedida a las Comores cuando finalizaba el siglo XIX. A pesar de esto sus habitantes siguieron sintiéndose franceses y cuando las Comores se independizaron en el siglo pasado Mayotte decidió continuar bajo el ala francesa.

Por ello los habitantes de Mayotte ratifican en la actualidad, a través de consultas populares realizadas, seguir siendo franceses.

Mayotte, un destino turístico inexplorado

Con un estilo de vida tranquilo y una naturaleza que se mantiene intacta, Mayotte alberga fauna y flora endémicas, todos disperso en una superficie de tonos verdes recortados por sierras.

Además, en las playas de Mayotte desovan tortugas, pero también es uno de los destinos visitados por ballenas y delfines que muestran un espectáculo privilegiado tanto para sus habitantes como para los turistas que visitan la isla.

Tierras fértiles para el cultivo de canela, cacao, café, jazmín e Ylang-Ylang, uno de los mayores atractivos naturales que ofrece Mayotte son sus bosques naturales

Si bien puede resultar un destino turístico un poco alejado, es hoy el preferido por los amantes del buceo, sobre todo porque esta isla alberga una de las lagunas más bellas del mundo con una fauna acuática sumamente variada.

Pero eso no es todo ya que en Mayotte tiene también un bonito arrecife de coral y playas paradisíacas que de marzo a junio reciben a millones de tortugas que llegan hasta allí para pones sus huevos.

Quienes gustan del senderismo también tienen un destino ideal en Mayotte gracias a su naturaleza salvaje y exuberante que invita a recorrer sus caminos donde es posible encontrar ranas, makis, garzas y colibrís.

Muchos turistas que visitan la isla tratan de llegar a la cumbre de los montes Choungui o el Benara. Pero también existe la posibilidad de descubrir esta fantástica isla en bicicleta haciendo un paseo por el lago Dziani o visitar la plantación de Ylang-Ylang que es un verdadero Jardín del Edén.

Qué ver y hacer en Mayotte

Existen también excelentes alternativas de ocio en Mayotte como visitar el Eco-Museo de Ylang Ylang y el de la vainilla en el sur de Sada, en Jimaweni, donde también es posible comprar uno de sus famosos sombreros.

También, es posible comprar recuerdos de la isla como mermeladas, especias y hasta esencia de Ylang Ylang, entre otros productos que pueden adquirirse en el pintoresco y colorido mercado de Mamoudzou.

Además de submarinismo la isla es espectacular para practicar snorkel ya que sus lagunas de aguas transparentes permiten ver tortugas y peces multicolores, sobre todo al este de la isla donde las aguas albergan una flora y fauna excepcionales.

Organizar una acampada en los islotes de Choizil, admirar las puestas de sol o alquilar una piragua y partir desde M’tsamboro descubriendo hermosos paisajes son otras opciones de ocio.

Una semana es suficiente para descubrir los principales encantos de Mayotte aunque para los amantes de la naturaleza prolongar la estancia es una buena opción para practicar actividades al aire libre y relajarse.

Visitar Versalles

Una ciudad situada en la región Isla de Francia y a solo 17,1 kilómetros al oeste de París, Versalles es un destino turístico que no puedes perderte.

Una ciudad situada en la región Isla de Francia y a solo 17,1 kilómetros al oeste de París, Versalles es un destino turístico que no puedes perderte y por ello hoy desde Francia.net compartimos todo lo que necesitas saber para hacer de tu visita una experiencia inolvidable.

Versalles, un poco de historia

Versalles tiene un larga y rica historia, capital “no oficial” del reino de Francia desde fines del siglo XVII y hasta casi finalizado el siglo XVIII, hoy es un importante destino turístico y una ciudad que quienes visitan París incluyen en su itinerario de viaje.

Si bien durante todo el período durante el cual el rey Luis XIV trasladó la corte y el gobierno permanentemente a Versalles y hasta septiembre de 1715 cuando muere este soberano, París siguió siendo la capital oficial de Francia, pero todos los temas prácticos del gobierno fueron conducidos desde Versalles.

Mundialmente famosa por su majestuoso palacio, desde cuya explanada ha crecido la ciudad, Versalles es también la sede de una diócesis católica creada en 1790, y también es la sede del Tribunal de Apelación que cubre los alrededores occidentales de París desde 1975.

Esta ciudad se asienta sobre una meseta elevada y rodeada por colinas boscosas, encontrándose en el norte los bosques de Marly y Fausses-Reposes, en el sur los bosques de Satory y en el este los bosques de Meudon y de Vélizy.

Qué ver en Versalles

Ademas del Palacio de Versalles y sus esplendorosos jardines de los que hablaremos en detalla, en la ciudad existen otras cosas interesantes para conocer como el monumento de Luix XIV que tiene 150 años de antigüedad, hacer un paseo por el Gran Canal donde está la alameda principal de Versalles.

En el Gran Canal hay una serie de sitios interesantes como el Gran Trianón y Pequeño Trianón, y también una aldea pintoresca, llamada María Antonieta, donde se conservan un molino antiguo, varias cabañas y hasta una granja de productos lácteos.

Para aquellos que quieran conocer la historia del país y de la ciudad nada mejor que visitar complejo histórico-arquitectónico un lugar con galerías y salas que reúnen diversas colecciones de artefactos históricos.
También el Museo de Historia de Francia merece merece una visita ya que alberga infinidad de obras de arte de un valor incalculable.

Cerca del centro de Versalles se encuentra el Domaine de Madame Elisabeth, un hermoso castillo que hoy pertenece al Estado y está rodeado de bonitos jardines.

Para los amantes del teatro en Versalles pueden visitar el Teatro Montansier, fundado en el siglo XVIII por la famosa actriz Madame Montpensier, este lugar sorprende con su elegante decoración en la que abundan las pinturas murales y estuco.

Otras cosas imperdibles en Versalles son:

  • El Museo Lambinet
  • La Academia del Espectáculo Ecuestre
  • El teatro Montansier
  • Las tiendas de anticuarios alrededor de la antigua cárcel y los artesanos
  • El Huerto del Rey
  • La Osmoteca
  • La sala del Juego de Pelota
  • El mercado Notre-Dame

Palacio de Versalles

Este majestuoso palacio invita a recorrer sus cientos de estancias, todas ellas con una gran riqueza artística, incluyendo la gran capilla y los Grandes Aposentos del Rey y la Reina.

La Galería de los Espejos, es otro de los atractivos del Palacio de Versalles, con una impresionante galería de más de setenta metros de longitud y donde existen trescientos setenta y cinco espejos. Cabe recordar que en esta galería en 1919 tuvo lugar la firma del Tratado de Versalles en 1919, poniendo fin a la Primera Guerra Mundial.

Recordando un poco la historia de este lugar merece la pena resaltar que hasta el año 1623, el Palacio de Versalles estaba muy lejos de ser la obra arquitectónica barroca se conoce hoy en día.

Los jardines de Versalles

La visita a los jardines es una experiencia inolvidable, con una extensión de más de ochocientas hectáreas existen aquí plantas, flores y todo tipo de árboles, además de gran cantidad de estatuas de mármol, estanques y fuentes.

Si bien es cierto que es prácticamente imposible recorrer la totalidad de los jardines, es posible ver la mayor cantidad de cosas alquilando una bicicleta o un coche eléctrico, o bien utilizar el trenecito que recorre los jardines.

Asimismo, entre lo puntos más importantes de los Jardines de Versalles destacan el Gran Trianón, un pequeño palacio de mármol rosa y el Dominio de María Antonieta, un lugar especial ya que aquí la esposa de Luis XVI disfrutaba de una vida sencilla y campestre.

Consejos para visitar Versalles

A partir del mes de abril y hasta octubre el Palacio de Versalles realiza espectáculos en los jardines donde existen agua danzantes con muestras que se realizan durante algunas horas cada día.

Durante el año existen diferentes horarios para visitar el Palacio y los Jardines de Versalles:

A partir del 1 de abril hasta el 31 de octubre:

  • Palacio: de martes a domingo de 9:00 a 18:30 horas.
  • Jardines: todos los días de 8:00 a 20:30 horas.

A partir del 1 de noviembre y hasta el 31 de marzo:

  • Palacio: de martes a domingo de 9:00 a 17:30 horas.
  • Jardines: todos los días de 8:00 a 18:00 horas.

El Precio para adultos es de 18 euros, los ciudadanos UE entre 18 y 25 años deben abonar 13 euros, mientras que los menores de 18 años gozan de entrada gratuita.

También existe entrada gratuita entre los meses de noviembre y marzo, el primer domingo de cada uno de estos meses. También la entrada es gratuita con Paris Pass y Paris Museum Pass.

Existen visitas guiadas al Palacio de Versalles en tours privados que resultan ideales para ver los puntos más importantes del lugar.

Versalles, es mucho más que un majestuoso castillo y jardines de ensueño, es una ciudad seductora que cautiva a sus visitantes con su historia, arte y propuestas de ocio, merece la pena una visita…

Qué ver en Nimes, Francia

Situada en la región de Occitania al sur de Francia Nimes es una pintoresca ciudad que en el pasó se levantó como colonia del Imperio Romano.

Situada en la región de Occitania al sur de Francia, Nimes es una pintoresca ciudad que en el pasó se levantó como colonia del Imperio Romano. Conocida por sus maravillosos monumentos, en perfecto estado de conservación, quienes la visitan tienen la oportunidad de admirar toda su belleza y descubrir su rica historia.

La Arena de Nimes o la Maison Carrée y otros varios vestigios romanos que conserva la ciudad representan un atractivo adicional de este destino turístico del Languedoc-Roussillon que tiene otras muchas cosas interesantes por descubrir.

Nimes, un poco de su historia

Con 2500 años de historia, Nimes es una ciudad que existió originalmente como asentamiento Galo y fueron los romanos quienes ocuparo este lugar desde el año 28 aC. y hasta el 473 dC.

De aquellas épocas de esplendor, cuando Nimes era una de las villas de referencia de la llamada Vía Domitia, datan la mayoría de los monumentos más importantes

Pero la historia de Nimes fue cambiando y siempre se distinguió por ser totalmente diferente a la de cualquier otra ciudad europea, sobre todo porque soportó infinidad de invasiones, guerras y epidemias alternadas siempre de períodos de bonanza.

Qué visitar en Nimes?

Arena de Nimes

Este es un anfiteatro compuesto de dos piso que fue contruido aproximadamente en el año 70 d. C., pero lo más interesante es que aún hoy se utiliza este espacio para celebrar conciertos y corridas de toros.

Aunque las dimensiones de este anfiteatro son menores a las del Coliseo de Roma, ambos monumentos fueron construidos en la misma época. Después de la expulsión de los romanos el anfiteatro fue utilizado como fortaleza y también albergó un par de iglesias y varias casas durante la Edad Media.

En 1863 la Arena de Nimes fue totalmente rehabilitada y se convirtió en lo que es hoy, una plaza de toros y un anfiteatro donde se realizan distintos espectáculos y conciertos.

Maison Carrée

Este es otro de los grandes atractivos de Nimes, un templo romano que data del año 16 aC., al recorrer sus instalaciones los visitantes podrás admirar por ejemplo los detalles de las columnas, la escalinata y el frontón.

Existe una visita para turistas que combina una visión en el interior con un vídeo en 3D que hace un repaso de la historia de Nimes durante la época de los romanos, algo interesante pero al que solo puede asistirse comprando el ticket combinado.

La Tour Magne

Este monumento es una torre de vigilancia, también de la época romana, que fue levantada en el año 15 aC., y formó parte de las murallas de la ciudad. A pesar de estar parcialmente destruida aún hoy tiene una altura de más de treinta metros.

La visita a este monumento también está disponible con una entrada combinada que incluye subir al mirador desde donde es posible obtener excelentes vistas de la ciudad y de los preciosos Jardins de la Fontaine.

Jardines de La Fontaine

Estos hermosos y enormes jardines públicos fueron construidos en 1745 donde los visitantes podrán admirar rincones encantadores y variadas manifestaciones artísticas que van desde fuentes hasta balaustradas neoclásicas de gran belleza arquitectónica.

Sin lugar a dudas los Jardines de La Fontaine resultan una de las zonas más bonitas y tranquilas de Nimes. Aquí existía, antes del diseño de los jardines, un antiguo santuario romano con un manantial que funcionaba a modo de fuente natural.

Plaza de L´Horloge, Catedral de San Castor y Puerta de Augusto

En el centro histórico de Nimes se encuentran otros atractivos monumenos y espacios naturales como la Place de l’Horloge (Plaza del Reloj), una hermosa plaza totalmente renovada en 2003 y en la que destaca la esbelta torre del reloj.

Ya la Catedral de San Castor es un edificio edificado a fines del siglo XI con una fachada muy peculiar, producto de varias modificaciones que sufrió el edificio durante diferentes épocas.

Ya la Puerta de Augusto, ubicada al este del casco histórico de Nimes, disponía de dos grandes aberturas por las cuales pasaban los carros que entraban a la ciudad, siendo un paso con gran funcionalidad.

Justo frente a la Puerta de Augusto se encuentra la iglesia de San Baudillo, un templo neogótico espléndido construido durante la segunda mitad del siglo XIX.

Qué hacer en París en una escapada

París, una maravillosa ciudad en la que encontrarás todo para disfrutar de una escapada en cualquier época del año. La escapada que te proponemos es de dos o tres días por lo que tendrás el tiempo justo para ver los imprescindibles de París y algo más.

París, una maravillosa ciudad en la que encontrarás todo para disfrutar de una escapada en cualquier época del año. Lugares históricos, monumentos, excelentes restaurantes, hoteles para todos los presupuestos y espectáculos de los más variados para vivir a pleno la noche parisina.

La escapada a París que te proponemos es de dos o tres días por lo que tendrás el tiempo justo para ver los imprescindibles de la “Ciudad Luz” y algo más. Ciudad del amor y del romanticismo siempre te sorprenderá y no importa cuantas veces la visites siempre encontrarás algo nuevo por descubrir.

Si quieres aprovechar al máximos tu tiempo en París lo más conveniente es que dividas la visita a la ciudad diseñando un cronograma para recorrer los lugares más famosos y emblemáticos, sobre todo si es tu primera visita.

Entonces, toma nota de las recomendaciones que hoy desde Francia.net compartimos sobre qué hacer en París en una escapada de dos o tres días.

Museo Louvre

Un lugar que no necesita presentación, el Museo Louvre es una excelente comienzo para tu visita a París. Lo colocamos en primer lugar porque si lo visitas al comienzo de tu estadía en la ciudad tendrás tiempo de disfrutar de todas sus salas.

En el Louvre podrás admirar obras famosas como La Mona Lisa y La Venus, además de excelentes esculturas de los artistas más importantes y prestigiosos de la historia, como también increíbles estancias y salones con tapices, muebles y cientos de obras de arte.

Catedral de Notre Dame

La conocida y famosa catedral de Notre Dame, protagonista de muchos sucesos históricos de Francia, es sin lugar a dudas un símbolo de París y lugar imprescindibles para visitar.

Puedes ver y recorrer su interior totalmente gratis, pero recuerda que si quieres subir hasta el mirador de sus torres tendrás que pagar. Sin embargo, es recomendable que lo hagas pues podrás obtener desde lo alto las vistas más maravillosas de París con la famosa Torre Eiffel como fondo.

Saint Chapelle

La Saint Chapelle. Quizá, si bien no es uno de los puntos más populares en una visita a París, te sorprenderá su preciosa arquitectura. Situada al lado de la Jefatura de Policía esta capilla data del año 1284 y originalmente se guardaban allí reliquias cristianas.

De estilo gótico en el piso superior de la capilla las paredes fueron sustituídas por vidrieras que llegan hasta el techo, un detalle que juega un papel importante pues es sol que entra por los cristales hace del interior del edificio una experiencias increíble.

Panteón

Un monumento sorprendente, el edificio del Panteón llama la atención de los visitantes por su exquisita arquitectura y su grandeza. Situado en el conocido Parque de Luxemburgo, el Panteón es actualmente un lugar en el que se honran personajes notables e ilustres de Francia.

Dedicada a los “ Aux Grands hommes la Patrie reconnaissante”, en su interior están los feretros de personajes tales como Voltaire, Victor Hugo, Marie Curie y Alejandro Dumas entre otros muchos.

Barrio Montmatre y el Moulin Rouge

Una excelente opción para terminar el primer día de visita por la ciudad de París es el barrio de Montmatre. Aquí se encuentran los más diversos cafés, cabarets y tiendas vintage, incluyendo el conocido Moulin Rouge.

Ya en lo alto de la colina de Montmatre está la basílica de Sacre Coeur siendo posible llegar hasta ella utilizando el funicular o bien subir andando. La basílica se puede visitar totalmente gratis, aunque también hay visitas guiadas muy interesantes.

Arco de Triunfo

Para el segundo día de visita en París, el Arco de Triunfo es una buena opción ya que se trata de un monumento impresionante ubicado en una de las rotondas más grandes que existen en el mundo

El Arco de Triunfo con sus cincuenta metros de alto te permitirá obtener vistas fantásticas de París desde su mirador, con un paisaje que incluye los famosos Campos Eliseos.

Torre Eiffel

Sin lugar a dudas en tu escapada a París no puede faltar una visita a la famosa e icónica Torre Eiffel, emblema y símbolo de la ciudad por excelencia. Existen distintas maneras de disfrutar de esta torre majestuosa, una es dar un paseo por sus alrededores y admirarla a la distancia y la otra es subir hasta su piso más alto y admirar la ciudad.

Sin embargo, ten en cuenta que si decides visitar la Torre Eiffel deberás reservar las entradas con anticipación y también que el horario de visita es a partir de las 9.00 horas y dependiendo de la época del año puedes acceder hasta las 12.00 horas de la noche.

Palacio de Los Inválidos

Para aprovechar al máximo el segundo día de recorrida por París incluye en tu itinerario el Palacio de Los Inválidos, situado muy próximo a la escuela militar. Se trata de una gran complejo que originalmente fue una residencia para soldados y militares franceses retirados y hoy alberga varios museos y oficinas de gobierno.

Aquí podrás visitar el Museo del Ejercito y también el mausoleo de Napoleón donde descansan los cuerpos de Napoleón, sus hermanos y algunos de sus generales.

Plaza de la Concordia

Desde los Inválidos puedes llegar a La Plaza de la Concordia, la cual da comienzo a los largos Campos Elíseos, un lugar con mucha historia teniendo en cuenta que durante los años de la Revolución Francesa fue el lugar donde se llevaron a cabo decapitaciones como las de Luis XIV y Maria Antonieta.

Galerías Lafayette

Para terminar tu visita a París nada mejor que hacer algunas compras en las Galerías Lafayette que albergan decenas de tiendas de moda y accesorios.

También tendrás la posibilidad de admirar este edificio histórico, con grandes galerías, salas y una plaza central con una cúpula de cristal espectacular, además de un mirador gratuito en la azotea desde el cual podrás contempla la ciudad.

Por supuesto que quedan muchas cosas por ver en la capital de Francia pero puedes hacerlo en una próxima visita ya que París siempre te sorprenderá!!!

10 Monumentos importantes de Francia

Hoy desde Francia.net te invitamos a conocer 10 monumentos importantes de Francia, algunos muy conocidos y otros no tanto pero que sin lugar a dudas reflejan su historia y cultura.

Francia, uno de los destinos turísticos más visitados y también uno de los países que nunca terminas de conocer. Por su historia, ciudades, pueblos con encanto y maravillosos paisajes Francia invita a ser visitado una y otra vez, siendo uno de sus mayores atractivos sus monumentos históricos.

Existen distintas propuestas de circuitos e itinerarios para recorrer Francia y conocer sus monumentos, también está una organización nacional de monumentos que comparte valiosa información para quienes desean conocer más de la historia de este país.

Hoy desde Francia.net te invitamos a conocer 10 monumentos importantes de Francia, algunos muy conocidos y otros no tanto pero que sin lugar a dudas reflejan su historia y cultura.

1 – Torre Eiffel

Una majestuosa estructura de hierro la Torre Eifell es la más famosa del mundo y permite obtener fantásticas vistas de París, siendo uno de los monumentos de Francia más emblemáticos.

Construida en 1889, con motivo de la Exposición Universal, la Torre Eiffel tiene más de trescientos metros de altura y es uno de los monumentos de visita obligada para los turistas.

2 – Arco de Triunfo

Otro de los más importantes monumentos de Francia, el Arco de Triunfo fue construidos a comienzos del siglo XIX por orden de Napoleón. Ubicado en la Plaza de Charles de Gaulle, París, en este espacio confluyen además una docena de grandes avenidas que discurren por la capital francesa.

Quienes deseen visitar la torre deberán subir unos trescientos escalones y al llegar a la cima, la recompensa son las maravillosas vistas privilegiadas de París, sin olvidar que a los pies del Arco de Triunfo se encuentra la Tumba del Soldado Desconocido, en honor a los soldados franceses que murieron en las trincheras durante la Primera Guerra Mundial.

3 – Saint-Michel

En la región de Normandía, un lugar de acontecimientos históricos de relevancia para Francia se encuentra la Isla de Saint Michel, comunicada por una estrecha carretera con el resto del continente y coronada por una espectacular abadía.

Parada obligatoria para quienes recorren la ruta turística por Normandía y la Bretaña Francesa, Saint-Michel está a poco más de tres horas en coche desde la ciudad de París, una excelente alternativa si hablamos de monumentos emblemáticos de Francia.

4 – Viaducto de Millau

Poco conocido pero sumamente importante el Viaducto de Millau, situado en el Parque Natural regional des Grands Causes al sudeste de Francia, este viaducto es el más alto del mundo con sus doscientos sesenta metros y una longitud de 2,5 kilómetros sustentado sobre siete pilares.

La curiosidad está en que el Viaducto de Millau es considerado como uno de los monumentos franceses modernos de mayor relevancia.

5 – Catedral de Chartres

Francia es conocida y famosa por sus catedrales, existen en el país muchos de estos monumentos religiosos como el de Estrasburgo, Orleans, Marsella, Notre-Dame en París, Amiens, Reims y la de Chartres.

Situada a menos de cien kilómetros de París esta magnífica catedral es uno de los exponentes mundiales del bello arte gótico con vidrieras y un pórtico maravillosos.

6 – La Cité de Carcassone

Carcassone una maravillosa fortaleza antigua en cuyo interior es posible apreciar uno de los mayores exponente medievales de toda Europa y uno de los monumentos de Francia que merece la pena ser visitado.

Declarado por Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, en la antigüedad era considerada como una fortaleza inexpugnable. Presidida por un majestuoso castillo, un foso y una doble línea de murallas impacta a los visitantes por su grandiosidad.

7 – Palacio de Versalles

Este palacio, ubicado en la pequeña localidad de Versalles, muy cerca de París, representa la esencia misma de la realeza y es parte de la historia de Francia. Una construcción que habla de la grandeza de otros tiempos en especial del reinado de los llamados “monarcas absolutistas” como fueron Luis XIV, XV y XVI.

En los salones interiores del Palacio de Versalles es posible admirar una muestra de lujo extremo y colecciones que envidiarían tener muchos museos. Imposible no visitar también sus maravillosos jardines y la Capilla Real.

8 – Fort Boyard

El pintoresco Fort Boyard, situado en el suroeste de Francia, la localidad de La Rochelle es la más cercana. Localizado entre la isla de Aix y la isla de Oleron, su construcción fue también ordenada por Napoleón em el siglo XIX.

Este antiguo edificio militar se hizo destaca por su estructura ovalada con unos ochenta metros de largo y cuarenta de ancho, con paredes que alcanzan los veinte metros de altura.

9 – Catedral de Notre Dame

La Catedral de Notre Dame es uno de los monumentos más conocidos de Francia y del mundo. Se trata de un imponente templo religioso de estilo gótico cuya construcción llevó casi dos siglos.

En esta catedral fue coronado Napoleón Bonaparte y Enrique VI de Inglaterra y sus famosas gárgolas sirvieron de inspiración a numerosas obras de arte, siendo además declarada como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

10 – Castillo de Chambord

El Castillo de Chambord es uno de los más famoso de Francia, tanto por su magnitud como por la historia que lo rodea. El rey Francisco I, famoso por sus extravagancias, mandó construir este increíble castillo que es el más grande del mundo con cuatrocientas cuarenta habitaciones.

Rodeado por un imponente muro de treinta y dos kilómetros de largo, cuenta con hermosos jardines y bosques a su alrededor, siendo una de las paradas obligatorias para quienes hacen la ruta de los Castillos del Valle de Loira.