El Museo del Huevo

Francia es un país capaz de sorprender a todos sus visitantes con encantos sumamente peculiares. Sus museos no son la excepción de esto, ya que es posible encontrarlos de las temáticas más curiosas. Esto es así porque se pueden coleccionar los elementos más variados sin ningún tipo de restricción, sólo se trata de tener ingenio e imaginación. Un buen ejemplo de esta cuestión que estamos describiendo es un singular establecimiento francés, conocido como el Museo del Huevo. Está localizado en la región de Ródano-Alpes, más precisamente en Soyans, y no sólo es considerado como uno de los atractivos más novedosos del territorio francés, sino también de todo el mundo.

Quizás en un primer momento pueda parecer un tanto aburrida o monótona una visita a un sitio que está dedicado exclusivamente al huevo. Sin embargo, la realidad es que descubrir este encantador museo de Francia resulta una experiencia tan interesante como entretenida. Allí es posible encontrar los huevos más variados, de todos los colores y tamaños. Hay huevos de aves, de reptiles, de dinosaurios, artificiales, pintados, decorados, esculpidos y mucho más. Asimismo, no podemos dejar de hacer referencia a que también hay huevos que guardan consigo historias muy cautivadoras que valen la pena ser conocidas.

Otro dato que es bueno considerar es que el museo se originó a partir de una exposición que se desarrolló en el Festival del Huevo que se llevó a cabo en el sur del país en el año 1992. La exhibición tuvo tanto éxito, que con el correr del tiempo fue ganando popularidad y actualmente el establecimiento alberga un total de cuatro mil ejemplares diversos. Sin dudas, se trata de un lugar de interés excelente para los aficionados de los museos insólitos.

Fuente: Foto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *