Norte y sur de Francia turismo

El norte y sur de Francia ofrecen atractivos diversos a los turistas que visitan el país y desean descubrir no solo pintorescos pueblos con tradiciones muy arraigadas sino también ciudades con encanto que destacan por su arquitectura urbana.

Hoy, desde Francia.net te invitamos a conocer destinos turísticos del norte y sur de Francia, incluyendo lugares que resultan desconocidos debido a la gran competencia de algunas de las ciudades de la Costa Azul, París, Marsella o Niza que son las más populares.

Turismo en el Norte de Francia

Existen varios destinos turísticos de interés en el Norte de Francia, lugares que albergan la representación de siglos de historia como los megalitos de Carnac o la arquitectura urbana de Nancy. Veamos entonces algunas de las mejores ciudades para visitar en el Norte de Francia para descubrir sus atractivos turísticos.

Le Touquet

Una ciudad costera, Le Touquet, al norte de Francia, es un destino ideal para quienes gustan de la playa y las actividades al aire libre.

Elegido durante años por políticos y estrellas del cine, en Le Touquet existieron en el pasado varios parques temáticos infantiles y hoy es punto con muchos atractivos entre los que destaca la naturaleza algo que lo transforma en una etapa ineludible de la llamada Costa de Ópalo.

Barfleur

Barfleur fue en el pasado uno de los puertos más importantes del norte de Francia y hoy es un destino turístico con mucho encanto sobre todo por sus pintorescas casas de granito gris, además de sus hermosas playas que mezclan arena y roca.

Un lugar de vacaciones perfecto para descansar en las vacaciones, además de sus playas Barfleu tiene dos lugares emblemáticos para visitar, uno de ellos es la parroquia de San Nicolás y el otro es el cementerio marino.

Boulogne Sur Mer

Gracias a una privilegiada ubicación geográfica junto al Canal de la Mancha, Boulugne Sur Mer es un pueblo encantador y para obligatoria para quienes recorren el Norte de Francia.

Con una rica historia, famosos como el emperador romano Julio César y el emperador Napoléon, dejaron su huella en esta ciudad donde el segundo citado mandó construir un Palacio junto a la Catedral, que hoy se encuentra en la zona vieja de Boulogne Sur Mer y ofrece vistas panorámicas incríebles.

Lewarde

Lewarde es un pueblecito francés que tiene como principal atracción una recorrida por las minas en el Centro Histórico creado a tal efecto. Allí, el visitante podrá descubrir historias fantásticas, degustar excelente gastronomía y disfrutar de la hospitalidad de su gente.

Arras

Una joya poco conocida del Norte de Francia, Arras es visitada por turistas que gustan de la historia y la arquitectura. Este pequeño pueblo ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por su cuidada urbanización que combina plazas de estilo barroco con característicos edificios flamencos. Capital del Departamento del Paso de Calais es interesante recorrer su ciudadela y visitar el bonito Place des Héros.

Deauville

Para quienes gustan de la playa la ciudad de Deauville es una de las predilectas de los franceses que quieren relajarse y disfrutar del sol y del mar. Con numerosas ofertas de hoteles, villas y restaurante esta ciudad es considerada hoy como un destino de lujo.

Ideal también para hacer compras, en Deauville existen numerosas tiendas de lujo pero también entre las ofertas de ocio existen opciones como el hipódromo, el casino y un centro de talasoterapia.

Turismo en el Sur de Francia

El turismo en el Sur de Francia es el que propone descubrir las culturas, poblaciones y tradiciones más artísticas. Esta es una región a la que se puede acceder en tren, sobre todo en la actualidad con las nuevas líneas de alta velocidad.

Al Sur de Francia el turista podrá descubrir los pueblos más bonitos, hacer excursiones, disfrutar de la naturaleza de la buena gastronomía y también de una excelente oferta de alojamiento.

Hoy nos dedicaremos a visitar algunos de los pueblos más bonitos del Sur de Francia destinos maravillosos cerca de montañas o parques naturales.

Castelnou

Ubicado muy cerca de España y enclavado en las faldas de los Pirineos, el bonito pueblo de Castelnou hace referencia precisamente a su Castillo que, abandonado fue comprado por un particular y totalmente restaurado. Hoy es posible visitar esta fortaleza y conocer algunos de los secretos que existen en su interior.

Castelnou es un pueblo medieval magníficamente conservado y que invita a pasear por sus callejuelas floridas, admirar sus pintorescas casas de piedra, restos de murallas y por supuesto el castillo que data de fines del siglo X, además de comprar artesanías y visitar la iglesia de Santa María del Mercadal.

Lagrasse

Un poco más lejos de los Pirineos que el pueblo de Castelnou, está la villa de Lagrasse, rodeado de un entorno de montaña, este pintoresco pueblo del Sur de Francia invita a pasear y visitar sus monumentos más emblemáticos como la abadía de St Marie d’Orbreu.

Ubicado en el centro del macizo de Les Corbières y a orillas de un río, el pueblo de Lagrasse, está incluido dentro de la lista de los más bellos de Francia, destacando sus casas medievales, antiguas murallas y su antigua abadía de Santa Marí de Orbieu, además de recorrer el viejo mercado donde abundan los puestos de artesaía.

Carcasonne

Famoso, Carcasonne es uno de los pueblos del Sur de Francia más conocido por su ciudadela. Recorriendo esta ciudad es posible admirar las vistas desde el puente y asistir a las más bellas puestas de sol.

Carcasonne es una ciudad de cuentos de hadas que alberga la mayor fortaleza de Europa – La Cité- declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Unidas por el Puente Viejo las dos partes de la ciudad merecen una visita, como también el Castillo Condal con sus murallas y torres. Degustar la gastronomía típica o comparar artesanías es otras de las propuestas turísticas de La Cité.

Minerve

Rdeado por un cañón natural, el pueblo de Minerve es muy pequeño y tranquilo por lo que puede visitarse en un día y vivir la aventura de transportarse a la Edad Media con mucha facilidad.

Situado en el Canal du Midi, en la región de Languedoc-Roussillon, Minerve era una ciudad cátara que aún hoy conserva el encanto de antaño sobre todo por estar en medio de verdes valles, viñedos y olivos.

Entre los atractivos turísticos está la invitación a recorrer la muralla, visitar la iglesia de Saint-Étienne, el Museo de Heurepel dedicado al catarismo y después de una sabrosa comida nada mejor que dgustar un vino de la zona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *