Francia

Category - Alta Normandia

Rouen, Alta Normandía

La preciosa región de Alta Normandía en Francia, es un destino turístico inigualable que se destaca por sus lugares históricos, verdes paisaje y encantadoras ciudades como Rouen, situada a solo 135 kilómetros al noroeste de París.

La pequeña ciudad de Rouen es la capital de Alta Normandía desde 1956, pero mucho tiempo antes ya había sido la capital del llamado Ducado de Normandía, una región que se hizo famosa por Juana de Arco y por los bombardeo aliados ocurridos durante la Segunda Guerra Mundial.

Personajes ilustres como Flaubert, autor de “Madame Bovary”, Jacques Rivette un famoso cineasta de la Nouvelle Vague, o el presidente de Francia François Hollande han nacido en Rouen, esta ciudad que a pesar de no estar cerca del mar, gracias a su proximidad con el Sena hoy es uno de los cinco importantes de Francia.

Bautizada por Monet como la “Ciudad de los Cien Campanarios” la belleza de Rouen se encuentra en sus largos puentes pero también en su casco histórico que alberga la Catedral de estilo gótico que data del año 1200 y con un impactante interior de grandes dimensiones, además de una hermosa escalera de piedra. Muy cerca de la Catedral de Rouense encuentra otra verdadera reliquia como es laAbadía Saint-Ouen, construida entre los siglos XIV y XVI.

Frente a la oficina de turismo de Rouen un histórico edificio de estilo renacentista llama la atención de los visitantes, se trata de un antiguo edificio que  funcionaba como Oficina de Finanzas, mientras que desde la Plaza de la Catedral es posible pasear por la rue Gros Horloge la calle más turística de la ciudad cuya mayor atracción es el Gros Horloge, un gran reloj de 1389 ubicado en una atalaya gótica.

También merece la pena visitar el Palacio de Justicia de Rouen, el edificio gótico civil más grande de toda Francia, que data del siglo XVI y para culminar el paseo seguir un poco más hacia el oeste del casto antiguo hasta llegar a la Place du Vieux Marché, la plaza donde quemaron a Juana de Arco y donde se construyó un monumento en su honor, además del Museo de Juana de Arco que puede visitarse todos los días con excepción de los martes.

Otra zona de Rouen cuya visita es imprescindible es el barrio de Saint Mclou, donde se pueden admirar una sucesión de preciosas casas vikingas y una colosal iglesia de estilo gótico, mientras que para obtener vistas panorámicas de la ciudad nada mejor que subir al Gros Horloge

A pesar de que Rouen no tiene aeropuerto propio y el más cercano es el de Le Havre, es muy fácil llegar a esta ciudad utilizando el servicio público de transportes y en este caso en particular tomando el tren desde París en la estación de Saint Lazare, situada muy cerca de la Ópera y la Madeleine de la capital francesa.

El museo del lavado y planchado

No es una novedad en lo absoluto decir que Francia está repleta de museos de arte maravillosos. De hecho, tan sólo en su ciudad capital se pueden hallar las galerías y pinacotecas de mayor prestigio a nivel mundial. Lo que quizás muchos no sepan es que en este país también es posible encontrar establecimientos de este tipo que se caracterizan por sus curiosas temáticas. A pesar de que estas exposiciones fuera de lo común no tienen demasiada difusión a nivel internacional ni propaganda por parte de las guías de turismos, la realidad es que son rincones sumamente interesantes que merecen la pena una visita. Debido a esto, a continuación describiremos una instalación que acoge una colección insólita: el museo del lavado y el planchado.

Como su denominación lo indica, este establecimiento está especialmente dedicado al lavado y al planchado, actividades que parecen totalmente cotidianas pero que no dejan de ser una forma de arte para muchos individuos. Está situado en Verneuil (Eure), sin dejar de mencionar que alberga una enorme colección de elementos pertenecientes a épocas pasadas, que muestran cómo eran las técnicas que se utilizaban tanto para lavar como para planchar y cómo fueron evolucionando con el correr de los años.

En un recorrido por este establecimiento se pueden descubrir cosas curiosas, como por ejemplo que China fue el primer país en donde aplicaron calor para dejar las telas lisas o cómo era el modo en el que doblaban su ropa los hombres pertenecientes a la Prehistoria. También se puede apreciar maquinarias pertenecientes a todas partes del mundo, sin dejar de mencionar que incorpora nuevos objetos períodicamente. Por último, es importante hacer referencia a que el precio de la entrada para individuales es de 2,50 euros y de 1,70 euros para cada integrante de grandes grupos.

Fuente: Foto

La Mansión del Lechero

Nadie puede negar que hay diferentes edificaciones repartidas por todo el mundo que se constituyen como rincones especiales, no sólo por su diseño sino por la historia que esconden en sus muros. Un buen ejemplo de esto es la denominada Mansión del Lechero, una adorable casa perteneciente al territorio francés que no tiene desperdicio. La misma perteneció a un humilde vendedor de leche, llamado Robert Vasseur, quien adquirió la vivienda en el año 1948 y decidió decorarla de una manera muy singular.

La mansión está localizada en Louviers y también dispone de un adorable jardín de pequeñas dimensiones. Cuenta la historia que la cocina de la casa, más precisamente la zona del fregadero, tenía unas manchas que la mujer del lechero no pudo limpiar, por lo que le pidió ayuda a su marido. La solución que encontró Robert fue la de cubrir la pileta con mosaicos y vidrios que fue recolectando en sus caminatas por el pueblo. Como el resultado fue muy bueno, el vendedor de leche se atrevió a hacer lo mismo con toda la casa.

El basurero del pueblo ayudó a Robert a cumplir este objetivo, ya que lo ayudó a juntar trozos de vidrio y vajilla. Con el correr de los años, el pasatiempo de este hombre comenzó a hacerse conocido en el pueblo, por lo que todas las personas (niños, adultos, lugareños, turistas) colaboraron con el lechero brindándole el material necesario para decorar su vivienda: pedazos de vidrio, vajillas, conchas, cristales e incluso estrellas de mar. La solidaridad fue tan grande, que el lechero llegó a construir una galería, una fuente, un estanque, un quiosco oriental y un pequeño molino… todos cubiertos de mosaicos.

Se trata de un sitio diferente y único, con una belleza incomparable. Asimismo, demuestra que la imaginación, la buena voluntad y la cooperación pueden lograr grandes cosas. La Mansión del Lechero está situada a una hora en automóvil de Louviers.

Fuente: Foto

Le Havre

La ciudad de Le Havre es una ciudad de Normandía en la desembocadura del Sena, en torno a un puerto abierto para el Canal Inglés, el estuario del Sena representa un territorio de 3.929 km ² situado en el centro de la costa oeste y en  esta concentración viven alrededor de 600 000 habitantes, de los cuales 255 000 residen en la aglomeración de Le Havre.

En 1944, el centro de Le Havre, así como el puerto fue destruido por lo que el Ministerio de Reconstrucción y Urbanismo pidió al arquitecto Auguste Perret, su reconstrucción, logrando realmente consolidar una ciudad muy linda, en donde producto de la guerra desaparecieron la mayoría de sus rastros históricos, pero aun así no deja de ser un lugar hermoso para visitar. En el 2005, el Comité del Patrimonio Mundial reconoció el carácter excepcional de la obra del arquitecto Auguste Perret durante la reconstrucción, el cual asoció las estructuras históricas de la ciudad con nuevos conceptos en materia de urbanismo y tecnología de la construcción.

El puerto de Le Havre en aguas profundas es el más cercano a París y ocupa el quinto puesto dentro de los puertos europeos así como también es el segundo en importancia en Francia, en cuanto a la cantidad de toneladas que mueve, por su parte se calcula que es por donde se maneja la mayoría del comercio exterior de este país.

Fuente: foto

Rouen

En la región de la Alta Normandía se encuentra la bella ciudad de Ronuen, capital del departamento de Seine Maritime.

En el pasado fue la segunda ciudad más importante de Francia y por ello en toda la región que ocupa es posible disfrutar aún hoy de una vasta arquitectura de la época medieval. Casas estilo vikingo se distinguen entre las construcciones de esa zona de Normandía.

El aeropuerto más cercano para acceder a la ciudad es el de Le Havre, existiendo desde allí transporte público que provee a los visitantes itinerarios frecuentes de viaje. También, es posible llegar a Rouen por tren desde París, en un viaje de aproximadamente una hora y media disfrutando de un paisaje encantador.

La ciudad de Rouen es pequeña y puede recorrerse en un par de días, siendo el lugar perfecto para alojarse y visitar el resto de Normandía.

Dividida en dos zonas por el río Sena cuenta además con una isla precisamente en el medio de este río.

El casco histórico de la ciudad se encuentra en la rive droite, donde es posible visitar su magnífica catedral de estilo gótico, que se ubica en medio de la plaza próxima a los muelles del Sena.

Otros puntos que no pueden dejar de visitarse muy cerca del casco antiguo son la llamada calle del Gran Reloj, donde se encuentra un reloj astronómico que data del siglo XIV y que se encuentra montado en un edificio sobre la rue d Gros Horloge. La plaza del mercado conocida con el nombre de Place Jeanne d’Arc, haciendo referencia a la heroína Juan de Arco que fue quemada en este lugar, donde hoy existen flores que marcan el lugar exacto de su ejecución.

También existe una iglesia que lleva por nombre iglesia de Santa Juana de Arco, y que fuera levantada en 1979 por Louis Arretche, sobre el lugar de su martirio. Aquí hallaremos,  rodeando la plaza  varios cafés, restaurantes y algunas tiendas de souvenirs.

El barrio de Saint Mclou es otro de los sitios que los turistas visitan, sobre todo para admirar sus bonitas casas vikingas y su iglesia gótica.

Subiendo hasta el Gros Horloge se puede obtener una magnífica vista de todo el centro de Rouen.

En la ciudad es posible hallar buenos restaurantes y en verano una vida nocturna activa con bares y pubs que entremezclan el estilo inglés y el irlandés, siendo una de las bebidas favoritas de los habitantes de Rouen.

Conocida también como la Ciudad de los Cien Campanarios, nombre con el que la bautizó Victor Hugo, Rouen posee una abadía importante la de Saint Ouen, de estilo gótico flamígero posee una altura de de 130 metros y el Palacio de Justicia, considerado el edificio de estilo gótico y no religioso más grande de Francia.

Otro de los edificios más antiguos de Rouen es la Oficina de Finanzas (Bureau del Finances) edificado entre los años 1509 y 1540, es el edificio renacentista más antiguo de la ciudad.

Entre los museos se destacan el Museo Le Secq des Tournelles presentando una colección de trabajos en hierro forjado única en el mundo y el Museo de Bellas Artes con una colección estupenda de pinturas, esculturas y dibujos, además de muebles y variados objetos de arte.

También son interesantes para visitar el Museo de Historia Natural y el de Antigüedades con una vasta colección de objetos de arte de la Edad Media y del Renacimiento.

Y por supuesto es imposible no realizar una visita al Mueso Juana de Arco, una perfecta escenificación hecha a través de figuras de cera de la vida de Juana de Arco.

Rouen, una ciudad encantadora, con una extensa y rica historia para contar y vivir a través de sus calles y lugares más emblemáticos para visitar.

Fuente: foto

Copyright © 2015 - Francia.net - Guía turística de Francia.
eSedo.com - Compra, venta y registro de dominios y proyectos webinfos proyecto: francia.netestadísticas para proyecto: francia.netetracker® web controlling en lugar de analisis de archivos log

Pin It on Pinterest