Mapa de Francia

Planificar y organizar tu viaje a Francia implica mucho más que hacer la reservas de billetes de avión, hoteles y elmapa-de-francia alquiler de un coche. Entre los detalles que no pueden faltar en el equipaje un mapa es fundamental, sobre todo si tienes la idea de visitar varias ciudades y regiones de la geografía de este país.

Ubicado en la Europa continental, Francia tiene sus limites naturales que conforman las fronteras al sur con el mar Mediterráneo, al sudeste con el mar Cantábrico, al norte el canal de la Mancha y el Mar del Norte y al oeste el imponente Océano Atlántico.

El mapa de Francia muestra en líneas generales la organización territorial del país que permite ver su división administrativa en regiones, departamentos, distritos, cantones y municipios, sin olvidar otros territorios y dependencias como el departamento de la Guyana Francesa.

Así, en una vista general sobre el mapa de Francia es posible distinguir las 27 regiones y los 101 departamentos que pertenecen o bien a la metrópoli o a los territorios de ultramar (Guadalupe, Guayana Francesa, Martinica, Mayotte y Reunión), e incluyendo también las “colectividades de ultramar” San Pedro y Miquelón, Polinesia Francesa, Wallis y Futuna, San Bartolomé y San Martín y una “colectividad sui géneris” que es la de Nueva Caledonia.

Tanto por su historia, como por sus ciudades y variada geografía, Francia ha sido siempre uno de los principales destinos turísticas de Europa. Aquí, el viajero podrá visitar castillos, abadías como la de Mont-Saint-Michel, construida sobre una roca que emerge del mar y ubicada a cierta distancia de la costa, además de descubrir pintorescos pueblos en la campiña y ciudades como Rennes, capital de la región de Bretaña con monumentos que han sido declarados “Patrimonio de la Humanidad” por la Unesco.

También resultan interesantes para el turismo regiones como la de Alta Normandía con numerosos monumentos históricos y ciudades como Lille, capital de la región Norte-Paso de Calais, Metz, capital de la región de Lorena, Dijon, capital de la región de Borgoña o las bonitas regiones de Poitou-Charente, Auvernia o el imponente valle de la región de Alsacia, separado de la Selva Negra alemana por el río Rin.

Imposible no menciona la región de Ródano-Alpes con tranquilas y extensas playas mediterráneas, la Costa Azul, también sobre el Mediterráneo, en la que se destacan las bellísimas ciudades de Niza y Cannes y por supuesto ciudades emblemáticas como París, “la Ciudad Luz”, que alberga la famosa la Torre Eiffel, los Campos Elíseos, la Plaza de la Concordia, el Arco del Triunfo, la Catedral de Notre Dame y el Museo del Louvre, entre otros lugares de interés.

Diferentes tipos de mapas de Francia

Existen diferentes tipos de mapas de Francia entre los que puedes optar, uno más simple que identifica regiones y ciudades capitales en tanto otros indican carreteras, medios de transporte terrestre que puedes utilizar y también algunos incluyen lugares interesantes, monumentos históricos, museos y otras informaciones que ayudan a no perderse de lo mejor en cada destino elegido.

Una opción interesante es el mapa para rascar, una alternativa ideal para los viajeros frecuentes que además gustan de documentar y registrar cada uno de los destinos visitados como en el caso que nos ocupa hoy que es el mapa de Francia.

Algunos viajeros prefieren llevar en su viaje un mapa del país que visitan y tienen en sus casas un mapa del mundo de corcho donde además de marcar los destinos ya visitados también pueden añadir algunos fotos y anotaciones sobre alojamiento o lugares que han quedado pendientes de conocer en un próximo viaje.

Francia un destino turístico maravilloso que merece la pena de ser conocido más allá de París y sus capitales más importantes, una aventura que puede deparar muchas sorpresas al viajero que seguro lo visitará más de una vez.

Museo Carnavalet

Con una magnífica exhibición de todo tipo de obras de arte, el Museo Carnavalet de París inaugurado en 1880 tuvomuseo-carnavaldet1 como objetivo desde su apertura narrar la historia de la capital francesa desde sus orígenes hasta nuestros días.

El Museo Carnavalet funciona en dos edificios, que se conectan a través de una galería, ambas construcciones fueron en el pasado dos hoteles lujosos. El Hotel Carnavalet, construido entre 1548 y 1560 y el Peletier de Saint-Fargeau que data de 1690.

En el edificio que ocupaba el Hotel Carnavalet se exhiben desde objetos de la prehistoria hasta obras realizadas en época de Luis XVI, mientras que en el Le Peletier de Saint-Fargeau, es posible admirar obras que van desde la época de la Revolución Francesa hasta la actualidad.

Con excelentes y variadas colecciones que incluyen pinturas, esculturas, fotografías y variados elementos decorativos de todas las épocas el Museo Carnavalet, ubicado en el bonito barrio del Marais, refleja la historia de la ciudad de París desde sus orígenes

Orígenes del Museo Carnavalet

La historia del Carnavalet se origina gracias a Madame de Kernevenoy, quien adquiere la propiedad, donde hoy funciona el museo, en el año 1572 y que albergaba en la época un hotel construido por Jacques de Ligneris.

En 1654 y por orden de su nuevo propietario el intendente Claude de Boylesve fue François Mansart el encargado de hacer modificaciones en las dos alas del inmueble y también en la fachada del edificio, pero al comprobarse malversación de los fondos públicos por Nicolás Fouquet, que comprometían a Claude de Boylesve debió abandonar el palacio que fue alquilado por Madame de Sévigné en 1677.

Tras la muerte de Madame Sévigné la propiedad pasó por varios propietarios hasta que en el año 1866 el Ayuntamiento de París compró el palacio y creó allí el museo dedicado a la historia de la ciudad.

Las Salas del Museo Carnavalet

Compuesto por los dos edificios de los hoteles Carnavalet y Le Pelletier de Saint-Fargeau, unidos por una galería, el Museo Carnavalet tiene una distribución en forma de cuadrilátero, algo que representó toda una innovación en la arquitectura de esa época.

Tanto los palacetes que forman el museo como los bonitos jardines que los rodean y hasta la decoración interior del museo han conservado la atmósfera y el estilo de un edificio habitado contando para ello con una magnífica colección de mobiliario y objetos de arte que van de la edad media hasta el siglo XX.

Las salas del museo proponen un recorrido por la historia de París a través de esculturas, pinturas, fotografías y hasta dibujos, siendo el más importante tesoro que alberga el museo, una importante colección sobre la Revolución Francesa con retratos de personajes como Danton y Robespierre.

Las obras de Voltaire, Rousseau y la Condesa de Ségur reflejan la actividad cultural y la vida artística y literaria de París, mientras que en el Gabinete de Artes Gráficas ofrece variada documentación compuesta de estampas, carteles, dibujos y fotografías antiguas.

Una de las áreas más interesantes del Museo Carnavalet está en la planta baja donde existe una excelente colección de objetos antiguos pertenecientes a la ciudad de París, tales como carteles de comercios, faroles que alumbraron las calles de la ciudad y hasta la reconstrucción de escaparates tal y como eran en el pasado.

Con exposiciones muy ricas y variadas el Carnavalet debe visitarse con tiempo pues un recorrido completo lleva un par de horas. Localizado en el nro. 16 rue des Francs-Bourgeois, el museo abre sus puertas de martes a domingos en el horario de 10.00 a 18.00 horas y la entrada es gratuita.

Clima en Francia

Francia tiene un clima preponderantemente templado en el norte, mientras que en las zonas nororientales se encuentran también temperaturas que tiene que ver con el clima continental típico de Europa, con veranos muy cálidos, así como también con inviernos muy fríos,  teniendo muy altos niveles de precipitación a lo largo del año, teniendo una muy alta posibilidad de que estas lluvias se conviertan en nevadas durante el invierno, siendo fundamental aclarar que esto es en la zona continental ni en el norte ni el sur.

En el sur por su parte se puede hablar de un clima maravilloso característico de las costas mediterráneas, teniendo inviernos frescos y veranos cálidos, muy apetecido sobre todo en las épocas más cálidas del año por miles de turistas.

En la zona atlántica podemos encontrar un clima muy apacible y templado, con lluvias moderadas en lo que se refiere a la zona que va desde el Loira hasta la región vasca, por su parte en la región de los Alpes franceses es muy inestable el clima con inviernos muy fríos.

En las Montañas de Jura el clima es característico de las regiones montañosas de Europa conocido como alpino, mientras que en la región de Lorena está protegida por sus colinas por lo que se puede encontrar un clima muy particular que es llamado por muchos como un microclima muy apacible y agradable.

Fuente: foto

Los postres más deliciosos de Francia

Cada país cuenta con aspectos especiales en lo que respecta a su cocina. Si bien en algunos destinos éstas características son más marcadas que en otros, la gastronomía es una parte fundamental de la cultura de una nación. En lo que respecta a Francia, ya es más que sabido que sus máximos exponentes culinarios son los quesos y los célebres vinos. En esta ocasión en particular, trataremos sobre los postres franceses más deliciosos, porque ninguna comida está realmente completa sin algo dulce para degustar al final. Si tienes la oportunidad de viajar a Francia, no dejes de probar las exquisiteces que describiremos a continuación.

En Alsacia sobresale la Brioche. Se trata de un pan elaborado a base de huevos, leche y mantequilla. Además, se le añaden toda clase de frutas secas y se lo puede encontrar de diversas formas, aunque las más comunes son la rosca y el bollo. En Bretaña ninguna visita puede estar realmente completa sin probar Breton Far. Es nada más ni nada menos que un pastel suave y espumoso, que se constituye como un auténtico símbolo de la gastronomía bretona. Se le suelen incorporar brandy, ron o licor de duraznos, sin dejar de mencionar que su versión más popular lleva manzanas o ciruelas.

En el Valle del Loira, por su parte, sobresale la Tarte Tatin. Es una tarta de manzanas pero invertida: con las frutas bajo el hojaldre. Por último, es imposible dejar de mencionar a la prestigiosa Crème brûleé, típica en Languedoc-Roussillon. Se compone de crema y caramelo, sin dejar de mencionar que se puede aromatizar con vainilla, chocolate, licores o frutas.

Fuente: Foto

Estilo de vida en Francia

No hace falta aclarar que cada país tiene sus costumbres propias, las cuales deben ser respetadas por los viajeros que provienen de otras naciones. Asimismo, es fundamental tener en cuenta que un viaje de placer a un sitio extranjero es la oportunidad perfecta para ponerse en pleno contacto con las tradiciones de dicho lugar. En lo que respecta a Francia, no hay que olvidar que el estilo de vida en este rincón europeo ha sido enriquecido y modificado en gran medida por el aporte de los inmigrantes arribaron allí con el correr de los años.

A pesar de esto, Francia supo como conservar gran parte de su riqueza cultural, razón por la cual si tienes la oportunidad de visitar cualquier ciudad de este país, no puedes dejar de conocerla a fondo y mimetizarte con ella. En primer lugar, es importante que tengas en mente que las localidades más grandes están enormemente influenciadas por las colonias africanas, sudamericanas y pertenecientes a otras partes del continente europeo que están emplazadas en ellas.

Si vas a viajar a Francia, no dejes de lado el hecho de que el saludo en este país es muy valioso. Se debe estrechar la mano de las personas con cordialidad, pero los besos en la mejilla sólo si utilizan si hay gran confianza. La cuestión del saludo con besos también se practica entre hombres, situación que para muchas nacionalidades puede resultar extraño. Por otro lado, la puntualidad para los franceses no es tan importante como en otros países, tales como Inglaterra. Los galos son mucho más permisivos, y entienden que llegar con veinte o treinta minuto de retrazo no es de mala educación.

Fuente: Foto